domingo, 26 de febrero de 2017

EL SENTIMIENTO ECOLOGISTA DEL PAISAJE EN LA POESÍA DE EMIRO DUQUE SANCHEZ

Image result for Emiro Duque Sánchez Produjo a lo extenso de su fecundo tiempo otorgado Emiro Duque Sánchez (Zea: 1915- San Cristóbal 1995) una abundante obra lírica en torno a los diez libros, entre los cuales – por ir plenos de pasión venezolanista - se recordarán Cauce (1941), Voces al Viento (2009), Piélago (2009), Tierra (1970), Llanura (2009), Coplas desde el tranquer (1986), El caballito del diablo (1977). Ahora bien, sus odas a las altas regiones de Los Andes merideños sólo en dos de sus robustos poemarios se hallan: Cauce, Tierra. Debe quedar claro al lector esta inmediata afirmación categóricas: Ocupa Emiro Duarte Sánchez  el envidiable escaño de gran trovador del paisaje venezolano en la plena extensión del vocablo referido al País. Todo él con sus cantos, con sus tonadas métricas, el territorio yacente de Los Andes hasta las planicies orinoquenses, desde las costas e islas del Mar Caribe hasta los llanos de Apure. Exaltó estrofas lo campestre, lo montañoso, las llanuras, los valles nemorosos, las selvas, los ríos, los médanos, los páramos, los parques nacionales, los morichales, las playas, las serranías, las aldeas, los caminos, los cerros, los piedemontes, la botánica, la zoología, la gente.
Image result for llanos venezolanosIncansable viajero por los disímiles espacios de la Nación, infatigable escritor puso su actividad literaria, la musicalidad de sus rimas, ¡buen sonetista!, apoyado en la destreza el ensamble métrico del verso lirico castellamericano, para así develar a los lectores del País, del mundo, la belleza de la naturaleza física venezolana. Logró en ese propósito diáfana artisticidad por cuanto supo acordar el sentido de las palabras de sus composiciones líricas con la cadencia de su íntimo sentir.
LA CIGARRA
La cigarra
Es una hojita seca
que vuela  y canta.

Grillito de los aires
que no sabe saltar.

Alfiler del verano
y de la soledad.
Con su canto
que perfora la tarde
le recuerda al granjero
que debe almacenar.

Que se acerca el verano
con su anafre de Sol.
Concertista del campo,
alas, trompeta y voz.
(De El cabalito del diablo).Image result for "poemario emiro duque sanchez (De El caballito del diablo).
II
Image result for Zea, en Tovar. meridaPoseyó siempre Emiro Duarte Sánchez dos condiciones innatas para el laboreo intelectual, menesteres éstos volcados en beneficio de su Patria, sin ambages: Uno, la docencia, la venía de familia, abuelo, padre, tíos, dejaron hulla del ejercito educativo regional, en Zea, en Tovar. No pudo ejercer de manera continua este noble oficio, tal lo reclamaba su vocación, por razones de la dinámica política de los gobiernos de entonces; favorablemente otras funciones reclamaron sus servicios para poder mantener con dignidad a su familia. Por el contrario, su otra vocación, la de poeta, la desarrolló con plenitud cual un hermoso destino, favorecido por el perfecto dominio de la métrica lírica castellamericana.
EN EL PUERTO
Desnudé mis pupilas de paisajes andinos
en el puerto, al arrullo de un lejano palmar.
Se vistieron mis ojos de horizontes marinos
y supieron mis venas del aliento del mar.

Una angustia –naufragio de salobres caminos-
se acurrucan en la puerta que parece soñar.
La distancia se viste de matices divinos
y en el alma nos late la inquietud de viajar.

Mar adentro se advierten dos ligeras piraguas
que graciosas se mecen al vaivén de las aguas
más de pronto se pierden tras la pálida bruma.

Y al caer de la tarde que en el mar se desmaya
con temblores de carne se estremece la playa
al sentir de las olas sus caricias de espuma.
(De Cauce)

El paisajismo de ayer hoy en la lucha ecológica se inserta:
Image result for “avant la lettre” Riela en la obra lírica de Emiro Duarte Sánchez, sin lugar a dudas, un prolongado grito en defensa  -“avant la lettre”- de la ecología al través de la exaltación patética de los disímiles  paisajes del País. La voz “ecológica” aún permanecía ausente en el lenguaje intelectual, en el ámbito venezolano, cual termino científico. Por cuanto “paisaje” para Emilio Duarte Sánchez iba más allá del sentido de la hermosa fronda, abarcaba otros significados consubstanciales con la existencia: la tierra en sí, los ríos, las llanuras, los valles, las montañas, la zoología, la botánica, inclusive la atmósfera, el aire, los vientos, la nubosidad, la lluvia. Pero además el concebía el paisaje uncido a la agricultura, desarrollo agropecuario a la limón con el imprescindible celo de mantener en su plenitud el entorno vegetal, lo animal silvestre, a los campos en producción para mantener los frágiles bosques, la pureza de las fuentes de agua, la sanura del ambiente. Significaba ese equilibrio entre los sembradíos y el paisaje un granate de la paz social campesina, un esperanza esenciante del buen futuro. Así Emiro Duarte Sánchez lo vislumbró, y lo expresó en su buen castellanoamericano.
Image result for montaña con niebla
SURSUM
La montaña está en mi. Yo soy el eco
doliente de sus quenas (*).
Hay nieblas de sus tardes en mis días
y  savia de sus bosques en mis venas.

Mis brazos son dos ramas sensitivas
que riman primaveras,
mis manos son dos hojas bondadosas
que saben darse enteras.

Rumora en la cadencia de mis versos
el agua de sus cauces.
Llora en mis tristezas la plegaria
azul y fervorosa de los sauces.

La montaña está en mi. Late en el alma
de mi arcilla sensible.
Soy árbol que apunta al infinito
su grito de piedad y de imposible.

(De Cauce)
Image result for la golondrina
LA GOLONDRINA
Sobre el viejo tapial el ala breve
fatigada de azul, posas segura.
Ninguna mano contra ti se atreve
viajera de la tarde, mansa y pura.

Cubre tu negra cabecita leve
con grave pañolón de tinta oscura
que te viste las alas, y es de nieve
tu pechera de mística blancura.

Celos tiene de ti la mariposa
mensajera del alba primorosa
que tiñe de azul con luz del día.

Tu vida que es minúscula y graciosa
colina con el cielo y con la rosa
y eres breve como un avemaría.


Image result for EL COCUYO EL COCUYO

Encendido carbón de ignota hullera
lampadario fugaz, lucera alado.
Nocturno monjecito iluminado
que en la sombra su lámpara encendiera.

Vive de la tiniebla enamorado
sin que mengue su amor fatal ceguera
porque en ella enarbola su bandera
de luz como la estrella en el nublado.

Piloto de la noche. Timonero
sin brújula marcando el derrotero
de su frágil bajel solo a la suerte.

Quien fuera como él ágil lucero
para andar sin tropiezos el sendero
de sombras de la vida y de la muerte.
Se concluye con esta afirmación explícita: Creó Emilio Duarte Sánchez, mediante la fuerza rítmica de sus versos, una poética del paisaje venezolano. Nunca constriño exclusivamente sus descripciones del afectivo entorno ambiental a las meras estampas campesinas, extendió él estas exposiciones líricas también hacia el paisaje urbano, al paisaje marino, al celeste paisaje de las nubes, de la lluvia, a los paisajes fluviales, lacustres, de las montañas andinas, de los Llanos, de las gentes, de los animales silvestres y domésticos. En su lírica paisajística, paralelo a los detalles artísticos, va asimismo un señalamiento ético: la necesidad de amparar, de escudar estos panoramas de verdor, de belleza. Hoy, esas conjeturas de Emilio Duarte Sánchez, de salvaguardar la rica hermosura de esos ámbitos abrigantes de la frágil naturaleza virgen, hoy ello ecología se llama, cardinal ciencia consubstanciada con la esperanza de un devenir mejor para la salud del Planeta.

Image result for la salud del Planeta




(*) Quena: Flauta hecha de tallo de carrizo o de hueso e las piernas del venado; usada por los labriegos andinos de Venezuela para comunicarse durante sus faenas agrícolas, en fiestas rituales, en ceremonias fúnebres. Posee dicha flauta un sonido obscuro, melancólico, triste. Lamentablemente en algunas ediciones de este poema los transcriptores por ignorancia (o pereza) substituyen la palabra quena por la termino quema con lo cual matan la excelsitud de esta hermosa oda de Emiro Duarte Sánchez.

Lubio Cardozo, poeta y ensayista ambientalista venezolano / Lenin Cardozo

Image result for Emiro Duque Sánchez

TERRA NUBIUM: PAIS DE LAS NUBES, OTRO NOMBRE PARA MÉRIDA DE VENEZUELA DESDE LA POESIA AMBIENTALISTA DE LUBIO CARDOZO



 Lubio Cardozo












EN EL PAIS DE LAS NUBES
(Poemas)
















Ediciones ERATO
Mérida, Venezuela. 2016












                                                           A la ciudad de Mérida,
sus aledaños, sus verdegales,
aún.









TERRA NUBIUM: PAIS DE LAS NUBES, OTRO NOMBRE
                                         PARA MÉRIDA DE VENEZUELA


Image result for la ciudad de merida venezuela desde las nubesRecogió Lubio Cardozo en veintitrés escritos líricos sus cavilaciones sobre sugestivos espacios de la geografía de Mérida. Nada, por ello, lo contemplativo en sí, el ver sidético, a veces entrecruzado con hilachas de los sueños. Corre también a lo largo de versos el temblor y el temor de la posible desaparición, por culpa del antropofactor, de esos nemorosos verdores.

En Occidente, la estatuaria, la música, la poesía constituyen los nobles aposentos de la “gran casa” del humanus –la “makrós oíkros”-: este excelso Planeta de donde hemos emergido y donde deberíamos caber armónicamente. De igual manera fortalecen los límites justos de la “gran casa” las ciencias de la naturaleza del Hemisferio Occidental: la botánica, la ecología, la geografía física, la geología, la climatología. El Planeta Tierra armó la vida mediante una maravillosa simbiosis: la integración dinámica de cuanto en ella va en un encadenamiento múltiple, recíproco de los simbiontes para sustentar este divino fenómeno único en el Universo conocido, la existencia. Ella, la Tierra, supo combinar por el imperativo categórico del hermético e ineludible impulso del Eros, sus arcillas con sus aguas dulces o salobres, con el clima, con el aire, los vientos, la luz del Sol, la extendida sombra de la noche; aprovechó su equilibrada posición astronómica, para ofrecer, después, después de muchos azarosos afanes, el extraordinario misterio milagro de la vida. Hoy, la ciencia de la ecología ha asumido el difícil rol de defender esa frágil armonía simbiótica ante los desmesurados desbordes irracionales y racionales del antropofactor. Quizás desde este lejano (para ubicarlo poéticamente) Planeta Azul se expandirá la divina existencia por todo el Universo. Poco a poco sin apuro, dispone la Tierra para ello del infinito letargo incesante del acontecer.

  Image result for planeta azul merida      
En esta contemporaneidad bien podría definirse la ecología cual una “scientia nova” o ciencia de nuevo diseño por cuanto en la estructura conformante de esta novísima disciplina participan los conocimientos científicos de procedencia clásica, también los derivados de las experiencias útiles del positivismo, los avances actuales científicos-técnicos, sumado a ello el rico horizonte aportativo de la creatividad artística, magistral conjunto de conocimientos destinado en su concordancia a reinterpretar la naturaleza simbiótica de la Tierra para en este original pensar obtener soluciones realistas apuntadas unidireccionalmente a la plena salvación de la eternidad del Planeta.

Image result for el estado merida desde las nubes Mérida,En la literatura venezolana la mejor poemática del paisaje nunca constriñó exclusivamente sus descripciones del afectivo entorno ambiental a las meras estampas intrascendentes de la fronda, de las costumbres rurales. NO. Explayaron estos creadores sus exposiciones líricas al espacio urbano, captaron los reveladores matices del clima, de los cielos la lluvia, la neblina, los ámbitos fluviales y lacustres, las montañas, los Llanos, los animales, la gente. Más en su lírica paisajística, paralelo a los detalles artísticos, se insertan asimismo señalamientos éticos la necesidad de escudar estos panoramas de verdor, salvaguardar la hermosura junto a la riqueza biológica de estas frágiles comarcas. La explícita dedicatoria de este opúsculo lírico del poeta: “A la ciudad de Mérida, sus aledaños y verdegales, aún” , concluye con ese adverbio equivalente a “todavía”; lo entendemos cual un alerta porque los nemorosos ambientes del verdor silvestre en un país como el nuestro, lamentablemente, sobreviven en situación de asustada fragilidad: con un machete o hacha en la mano puede causarles un gran daño o sencillamente desaparecerlo. Ojalá ese adverbio “aún” el destino lo convierta en otro más optimista, el “siempre”….

        Aunque lo central En el país de las nubes de Lubio Cardozo es la poesía, sin embargo la carga ecológica de estos versos encaja perfectamente en la poemática del paisaje de la literatura venezolana.

Lenin Cardozo                                                                 
Mayo, 2016.



  
NOTAS IDIOMÁTICAS:
Del latín “terra”, en castellano, tierra. Del
latín “nubium” en castellano, de nubes- Metáfora:
tierra o país de las nubes.
Del latín “scientia” en castellano, ciencia. Del
latín “nova en castellano. nueva: ciencia nueva
o ciencia de nuevo diseño.
Del griego “makrós” en castellano, grande. Del
griego “oícos”en castellano, casa: Casa grande,
metáfora del Planeta Tierra.



  ALDEA EN LA NOCHE DESPEJADA


Image result for ALDEA EN LA NOCHE


Junto a ti, por los suburbios,
a nardos huele el viento fresco de la noche.
De las colinas agazapadas como niños con frío
viene la brisa
baja del rincón donde crecen las diamelas
entre vacas, bulbos, pastos.

Labiérnagas y azaleas, hortensias y virginias
lirios y espinillos
dalias y heliotropos, lilas y amarantos
espliegos o alucemas
flor del paraíso.

Viento, frío caballo heraldo
la brisa es una clarinada
de los domingos la explosión floral
en esta aldea
 como tú


   dispuesta.





                      COMARCA


Image result for COMARCA

Desde la torre de la casa se observa parte de la comarca,
los alcores verdeazules aparecen en el atardecer
cuando el vencejo de collar monta su holgorio
                        en la espesura del viento.


¡Ey! ¡Aquí estamos! ¡Este es el don del tiempo!
Por sobre el miedo caminemos audazmente compañera.


Con marzo arriban a ratos las lluvias a la puerta de la casa
                               pero en las tardes
                               la diafanidad del espíritu del aire
                               bajo el país de las nubes
                               serena nuestros corazones.


Amada, la comarca tiene un límite y una lección ineludible
sobre una página los libros han escrito la palabra “vida”.


Al final del día la comarca se extiende por las laderas de la noche
asunción de las estrellas
anda como un gato por los tejados del sueño.


Nos olvidarán. La brisa arrebatará la arenilla
                       el polvo, la basura del recuerdo.
                               ¿Y eso qué importa?
Todas las historias dicen “busca la verdad”.
                       Tu piel es la verdad ahora.
La comarca despierta al son de las lluvias de marzo
todavía también para nosotros.



        Extramuros


Image result for ciudad amurallada                         de colinas violetas

A Rosalba

He ahí la ciudad amurallada
                        de colinas violetas.
Quiero escribir un conjuro contra la muerte
                        ahora.
Invocar la eternidad
                        ¡oh placer!
Apolo cruza sobre las colinas violetas
                        arrastrando su manto de oro
                        y mi nostalgia.


Un hombre valiente sale de  mi
me deja todos mis errores
y se echa andar con su zurrón al hombro
por esas colinas crepusculares
tras el manto de Apolo.


Oh eterna ciudad de casas blancas
                       en el sueno
el olor de los jardines en el atardecer
                       se cruza
revolotea sobre el verde valle
                       sacude el corazón.


Al pie de una colina hay una ciudad de casas blancas
                       frente al viento azul océano infinito
somos los mismos hombres en la misma historia




LAXITUD


Image result for ciudad amurallada                         de colinas violetas

Domingo.
Por el camino de las rodas desciende un hombre y su aventura.
Temprano, en el muy temprano noroesta
-allá, en el Páramo de los Conejos-
el Sol dejaba dejaba caer su manto luminoso.
Despertaba las yerbas ateridas de rocío.
En un pedacito de tiempo alumbró
la aún oscura ciudad con su anillo de oro.
Ante el imperativo de gemas incontables
sólo quedaba el húmedo olor de la noche.

En el verano la tierra se dispone, laxa, 
para recibir en su pubis el ledo besos del Sol.
Tierra benigna, lánguida, hermosa dama
extendida amorosa en descampado reposo.


Sobre ti, los sueños, metáforas de la vigilia.



    NÓMADA

Image result for NÓMADA

Desde mi escritorio voy cual un nómada
de la hoja en blanco sobre sus parajes y hemisferios.
De repente, delante del balcón retaban los meses, los años.
Ambular para disolver la tristeza de la sabiduría.
Destino entre limosos valles, cerros y neblinas;
aún más desasosiega el bello verdor
(o la vasta túnica de yerba florecida, amatista
de noviembre con las lluvias frías).
Confín de arena encendida, añoranza.
En vergel de pájaros y fragancias cautivo.


ESTA CIUDAD DONDE HABITO


Alfarifes de tus palabras contemplativas
oidores de las voces sugestivas del entorno
 te asentaron.
La señal de los altos riscos – la Idea
                        asumieron.

Prestaron del beato iris sus claros colores
sin estridencia
los trovadores.
Recuerdan los ritmos de tus ventiscas
                        sus odas.

Ciudad, tus poetas te hicieron.
Fulges por ello siempre con tu rostro de Luna
resplandeces estoica en el verdor de tu reino.
                        aún.


                    ANDES


Deportistas van al pico Humboldt para hacer caminatas.


Ascensión, asunción
la esencia de estos ventorreros revelan.
Las rocas de su veste apenas si el camino
los pasos, los huesos hacia la comarca del Sol.
El Ande nativo al cielo apunta
obscuro índigo huerto de estrellas.
En  sigilo o a gritos
los atajos de sus ventisqueros
fenecen allí de cara al abismo.
Las ventiscas, sirenas del aire
con ambiguas cantigas
a la Nada o a la resignación inviten.
Cubre el altar de los sagrados rumbos
                inmenso manto de verdor.
Sangre, carne, alma, el anhelo, el ser
                del risco esencian.



HACIA SAN JOSÉ DE ACEQUIAS

Image result for HACIA SAN JOSÉ DE ACEQUIAS


La maravilla se ha proyectado sobre los rostros
en donde no existe un espacio para la emoción del arrojo
y él escuece las ansias, no obstante.
Sobre el habitat de la pequeña aventura
                en amarillo –núcleo- de- fuego
se oculta la vacuidad
(sin embargo era la esencia).
La noche húmeda y tenebrosa
lamedora de los cerros de piedra negra
enloquecidos sobre los principios lacerantes y eternos
pasa.


         PÁRAMO LA CULATA


Image result for PÁRAMO LA CULATA


Cuando cerca de ti estuve
cuando al pie de la cóncava serranía obscura
tu roca húmeda, magnifica, toqué
cual un sólido pedazo de la eterno
dije
por aquí anduvo Dios.

Alzada piedra, voz de rotundo silencio
atronadora boca de la nada
rezo del trueno
decurso revelado en tu retante materia.

Mis arenosos restos
en tu más pequeña oquedad cabrían.
Oh sayo de Dios
mi arrogancia, mi sed, mi pensar
perdona.



BUCARE ROJO


Related image

Cuando el verano despliega sus fuerzas recónditas
sales de tu silencio con la voz grana
te levantas entonces como un cirio
entre viejos cafetales y oxidados cerros.
Por sobre los días secos y gualdas del cálido mutismo
tu grito de carmín es la palabra de la vida
misteriosa respuesta cuando todo pareciera yacer en el estío.









_____________
Erythrina velutina.                 Leguminosas.







CÍNARO


Image result for arbol CÍNARO

Eres el mapa del vigor de la Sierra,
revela el signo de tu tallo la geografía donde creces;
raíces vehementes y piedras para levantar el maderamen
donde las hojas cantan a coro  con los soplos del frío
a la Luna, altar de esencias.
Juglar de los vergeles al pie de rumorosos ventisqueros
oteador sólo de horizontes de estrellas.
gigante niño de las laderas vetustas.



 EL ALMUERZO EN LA HIERBA


Image result for  EL ALMUERZO EN LA HIERBA


EL ungüento de las nubes, del tiempo la señal
comentabas
-¡telúrica!-
desnuda, extendida, bella como la tierra
sobre la roca grande en Mucujún.
Sellamos sobre lo efímero un día entre los riscos
con los deseos no dichos.
El pollo asado, el pan negro, el ron,
los niños, María, Beatriz
-el almuerzo en la hierba-
Raudo escapó como la brisa fría el desgarramiento.
La estabilidad trazó su eterna ruta
y, con la tranquilidad victoria falsa, escapamos.



EN LAS LAGUNAS DE LA SIERRA


Pico El Castillo / Pico San Pablines / Laguna de La Plaza (P.N.N. Sierra Nevada El Cocuy - TAME - Arauca - Colombia)


Debajo de las águilas del frío elevadas laderas de fumarias.
El viento helado de la alta noche azul
donde los códigos no existen
en ese paraje del instante
eras un pequeño árbol sumido para sentir
                                                       mujer soma
                                                       madera de sasafrás.
Azar, sólido azar. La aventura sensórea.
Luego
las águilas del frío se lanzaron sobre las lomas
dispuestas como un abanico de póquer
entre los riscos de sardónice


Image result for VERDOR  sierra nevada
VERDOR



En las comarcas de los montes del verde empinado
las atolondradas lluvias para comienzos de mayo llegan.
Recogiendo va el verano su manto de oro seco
por los valles y vallejuelos nemorosos:
desde la fe del viejo Hesíodo
dona esta época al hombre el melancólico ardor,
de errar las ansias por el verdegal de los campos,
ama como nunca el aventurero el azulenco de los cielos
el glauco de las vegas dormidas
lo raigal de la mirada de las hembras.
Pero las lluvias sobre el agreste terruño caen
dicha de los sedentarios hortelanos
en sus campos de labrantío.
En el ocre de la tierruca rumorosa
despuntan los cogollos en los vergeles ansiosos
de vida, de luz, de aire
plenos de vigoroso verdor.
Su florescencia escarlata o gualda los árboles abandonan
euforia de la ardentía
para retozar en la sed apaciguada.
Reino definitivo del verdor así
sobre el azafranado espíritu de la enrancia.



A Raquel Jodorosky


                                                                        
DICIEMBRE EN LOS ANDES



Related image


En Diciembre, en Mérida, el poema amanece suspendido
en el aire, en el azul purísimo, en los cerro.
Obrizo polen al mediodía.
Y aunque extrañas en el país de las nubes
sin embargo, aquí y ahora
las inquietas hermanas de Vésper
hacia el atardecer.



  IDA DEL VERANO EN MÉRIDA


Image result for VERANO EN MÉRIDA andes venezolanos

A Rosalina García

Comienza a retirar el verano su manto de oro.
Llegan  las lluvias apresuradas
a revolverlo todo,
Sobre el ocre de la tierra
sobre las faldas de las colinas
ya despuntan las hierbas.
Los bucares dejan caer indiferentes
su florescencia escarlata
dan paso a los ansiosos cogollos de vida
de luz, de aire
lleno de vigoroso verde esmeralda.
Desde mi ventana contemplo las Colinas de Apolo
con las lluvias revoltosas
su belleza radiante saciar su sed veraniega.
Entre ellas y yo el éter
cruzado de golosas golondrinas acróbatas
atrapadoras de hormigas voladoras
nacidas de las aguas fecundantes
sobre el humus seco.
Siempre la ida del verano me entristece
aunque contenta la tierra cuando apaga su sed.

\


"El cielo estrellado sobre mi, 
dentro de mi la ley moral"
Kant.


ESA LONJA DEL CIELO

Image result for ESA LONJA DEL CIELO ANDES merida

Al poeta Eliazar Molina

Extendido don, libertad de los prodigios, 
amoroso rayo de la Nada te completa.
Asaz fortuna del existente
cobijas sus senderos
a sus pasos el dorado azul ofreces.
Invitas a la pureza de la andanza
tras las blancas caravanas de las gestas
                                       y los vientos
por donde mi Luna su camino traza
en ruta hacia los sentidos indicios de lo ignoto.


LA SIERRA NEVADA DE MERIDA
Related image

Cuando te contemplan
desde este lado del abismo,
tus hombres, tus mujeres, en ti depositan
la otra mitad de sí mismos, la sed de permanencia en el silencio inmóvil.
Ellas, ellos, tu mirada saben.
Son tu pequeña, traviesa aventura de existencia,
tu eros, tu risa, tus sueños, irremediablemente fugaces.
Siempre sus ojos a ti retornan.
Conocen de tu invariable, sosegada paz.
Hallan en tu alta extendida silueta el temple,
extraviado acá en la realidad de las horas.
Escarban en sus corazones para buscar el risco,
encuentran sólo el desaliento, el oculto temor.
Caminan presurosos por las calles de tu ciudad,
por las veredas de tus campos,
de soslayo constantemente te atisban
para cerciorarse de tus arriscamiento.

Tú, su única, su esencial verdad significas.
Ante la confusión de los días,
lo firme, lo eterno, la pertenencia ofreces.


DESDE LOS VENTISQUEROS DE MUCUCHÍES
Image result for pueblo de MUCUCHÍES


Vagabundeo del viento entre las vueltas de los voladeros
venablo del vahaje visitante
                               del verdecer de los vegetales venustos
de los vernales valles a la vera de los visos
de las vegas verdecidas por la vigilia
                               de los venturosos vergeleros.
Vagabundeo del viento entre los vericuetos
                               Del vetusto ventorrero
vencido hacia la vastedad del verdor.



Las Colinas de Apolo

Image result for dios apolo sus cualidadesDesde cualquier altozano de la ciudad
si hacia el suereste mira
de cara al viento portador de sus ritmos
se disponen ella para el sacro misterio.

¿Comienzan donde terminan?
¿Cuales montes, saetas, caminos, 
                             apuntados al azulenco atardecer
se extiende?
Hablan, gritan, aman, asisten, cantan
ordenadas, 
el paso cobrizo manto del ocaso
el almo obsequio 
esperan.

Con su arco de plata
el Dios cazador de estrellas
en su ruta por el hado trazada
las celebra.     



LOS POEMAS DE ESTE LIBRO:


Aldea en la noche despejada…………………………..
Comarca……………………………………………………………
Extramuros……………………………………………………….
Laxitud………………………………………………………………
Nómada…………………………………………………………….
Esta ciudad donde habito………………………………….
Andes…………………………………………………………………

Hacia San José de Acequias……………………………..
Nubes………………………………………………………………..
Verdor………………………………………………………………..
Jadeante…………………………………………………………….
Dístikos ...........………………………………………………..
Páramo La Culata………………………………………………
Cínaro………………………………………………………………..
El almuerzo en la hierba…………………………………..
En las lagunas de la Sierra……………………………….
Búcare rojo………………………………………………………..
Diciembre en Los Andes……………………………………
Ida del verano en Mérida………………………………….
Esa lonja de cielo………………………………………………
La Sierra Nevada de Mérida……………………………..
Desde los ventisqueros de Mucuchíes……………..
Las Colinas de Apolo…………………………………………




Lubio Cardozo
Lubio CardozoCaracas, 1938. Poeta, ensayista, investigador y crítico literario venezolano. Licenciado en Letras en la Universidad Central de Venezuela (curso 1960-1964). Postgrado en Investigación Documental en la Escuela de Documentalistas de Madrid (curso 1972-1974). Profesor Titular Jubilado de la Universidad de Los Andes. Director de la Escuela de Letras de la Facultad de Humanidades de la ULA (1975-1976). Director Fundador del Instituto de Investigaciones Literarias Gonzalo Picón Febres de la misma Universidad (1977-1979). Decano de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Los Andes (1979- 1981). Miembro de la Academia de Mérida y Bibliotecario de su Directiva (1993). Lubio Cardozo comienza su vida literaria, como poeta, en la revista En Haa junto con José Balza, Jorge Nunes, Carlos Noguera, Argenis Daza Guevara, Armando Navarro, Teodoro Pérez Peralta. En Haa significaba una tercera posición estética, creativa, en la Caracas del primer lustro de los años sesenta, en cuya escena jugaban un papel de primer orden Tabla Redonda y Sardio. Pasada la difícil década del sesenta, las búsquedas literarias de En Haa se continuarán con el mismo grupo de intelectuales en las publicaciones Jakemate (Caracas, 1972) y Falso Cuaderno (Caracas, 1976). Ha obtenido los siguientes premios literarios: de ensayo, en el VIII Concurso Literario de la Universidad del Zulia (Maracaibo, 1970); de investigación, en el "Carlos E. Muñoz Oraa" de la ULA (Mérida, 1976); de poesía, Mención en el VI Concurso Anual de Poesía de la Universidad del Zulia (Maracaibo, 1967), Municipal de Literatura (Mérida, 1982); Premio de Poesía APULA (1984). Ha sido colaborador de diversas revistas literarias nacionales y extranjeras, entre estas últimas: Xilote (México), Igitur (Córdoba, Argentina), Ideas, Artes y Letras (Lima), Espiral (Bogotá), Esparavel (Cali, Colombia); y entre las nacionales: Suplemento Cultural de Últimas Noticias (Caracas), Revista Nacional de Cultura (Caracas) Revista de la Universidad del Zulia (Maracaibo), etc. Redactor de la Revista Caribana (1982 - 1984), En Haa (1963 - 1971), Jakemate (1972) y Falso Cuaderno (1976 - 1981). Coordinador de la revista ACTUAL de la Dirección General de Cultura y Extensión de la Universidad de Los AndesMéridaEstado Mérida. Cardozo ha publicado más de treinta (30) títulos de estudios literarios sobre Historia, Teoría y Crítica. Fue promotor, coordinador, editor y co-autor del Diccionario general de la literatura venezolana (2 vol. 1974). Como el mismo autor sostiene en su libro de crítica litararia Paseo por el bosque de la palabra encantada, su obra bibliográfica y, ciertamente, historiográfica es "fruto de muchas lecturas, apuntan más bien hacia un intento de nombrar para la historia ciertos momentos del desenvolvimiento de la creación poética venezolana, cuando y donde han levantado los bardos un significado hacer de un trascendente valor artístico innegable, a partir de 1940". Se diría que se trata de un como levantamiento, un tanto heteredoxo aunque fundamental, del mapa poético venezolano contemporáneo. Su obra poética comprende los siguientes títulos: Extensión Habitual (1966), Apocatástasis (1968), Contra el campo del rey (1968), Salto sobre el área no hollada ( 1971), Fabla ( 1974), Paisajes (1975), Poemas de caballería ( 1983), Solecismos (1986), Poemas (1992), Lugar de la Palabra (1993), El país de las nubes (1995) Un verso cada día (1995). Arbóreos (1997), Ver (1999). Toda su poesía ha sido reunida en el volumen La cuarta escogencia (Ediciones Mucuglifo, 2006). En 2011 ha salido su último poemario Alrededor así como el libro sobre poetas merideños Mérida una ciudad hecha de poesía (La Espada Rota). http://www.poemaspoetas.com/lubio-cardozo y http://www.letralia.com/firmas/cardozolubio.htm

Brindis (Ver, 1999)
Brindemos por el día
en medio del bullicio de la oportunidad de errar.
Vale nuestra euforia una crátera colmada de sílex.
Sustituye toda la jactancia irracional del orbe la pal
abra silencio,
el brebaje secreto del reposo.
¡Brindemos por el escándalo!
Es la oniria la fiesta de las tinieblas,
ojo lunar de la conciencia,
por ella la hierática quietud atisbamos.
Pero sobre la hierba todavía
los frutos maduros reposan
fragantes,
podemos aún prodigiosamente equivocarnos.
Aunque estés triste brindemos por el día.
“La poesía en el poema, lo poético, nutre todas las estructuras de la composición, el léxico, los tropos, las figuras, el verso y la estrofa (si los hay), la musicalidad. La poesía comprende la belleza, la engloba, pero va más allá de ella. Incorpora el pensar, ideas, visiones, a su entidad; no obstante a todos ellos los subyuga para salir a la percepción de la mirada y del oído, a accionar la inteligencia (interpretando una frase de Plotino se podría decir en este caso, la inteligencia se hace entonces ser de la poesía y el ser de la poesía se hace a su vez inteligencia. Enéada sexta. VI, 2) a ser percibida, sentida, intuida; a ser placer, conocimiento, misterio y sobrecogimiento.” (Lubio Cardozo).http://www.wikilearning.com/monografia/para_que_la_poesia-para_salir_a_la_percepcion_de_la_mirada/17908-29
Del poeta Lubio Cardozo ha escrito el historiador y poeta Rafael Rattia: "El poeta Lubio Cardozo está destinado, por una especie de fatum benéfico inscrito en el devenir de las letras hispanoamericanas del siglo XX, a formar parte de los escritores antiguos de habla hispana. Es Cardozo, ciertamente, un extraño caso de la literatura venezolana en particular y de las letras latinoamericanas en general. Nadie discute la excelsa formación clasicista que distingue a este excelente poeta que ya ha alcanzado un cimero lugar entre los mejores estros que conforman la atalaya literaria de nuestro continente hispanohablante. Casi una veintena de poemarios pueden atestiguar mi aserto (...)" http://www.letralia.com/88/ar02-088.htm
Asimismo el tachirense Pablo Mora asevera que "(...) Lubio Cardozo en permanente pasión por la palabra, frente a la vida, frente a la luz, la sombra o la ternura, reteje, (re)ordena, deslinda, resucita la palabra, la sigue y la persigue minuciosamente en sus valles, aposentos, intersticios, vericuetos, calzadas, alcores, aleros, umbrales y veredas. Conspiración de sueños. Lírica, fulgurante provocación frente al horizonte azul del vuelo, desde el senderuelo que lleva a la alquería, “sobre el azafranado espíritu de la errancia”. Errabundaje, trashumancia del hombre que mira hacia la estrella. Entonces, sabemos qué cosa sea la risa o la “holganza profunda”. Sabemos del don del azar, de la alegría; de ese otro nombre del tiempo: el olvido; nos convencemos de que la vida es el jardín del mundo: de que sólo la poesía corporiza el tiempo; que la llama pareciera el delirio de un gran pensamiento o el mundo ese delirio; que la poesía, “Mater Amabilis”, deífica presencia, casi todo lo define." http://www.ucm.es/info/especulo/numero32/lubiocar.html
Entre su obra bibliográfica y de crírica literaria, destacan:
Desde la torre de Segismundo (2007) Formas estructurales del poema lírico (musicalidad, tropos, figuras) (2003) Paseo por el bosque de la palabra encantada (1997) Antología de la poesía venezolana escrita en la Guerra de Independencia (1994) La poesía lírica venezolana en el siglo XIX (1992) Debajo de un considerando me puse a considerar (1987) El sabor de la tierra (1987) Los repertorios bibliográficos venezolanos del siglo diecinueve (1982) Por la tendida loma (1979) Historia de los estudios bibliográficos humanísticos latinoamericanos (1978) Philobiblión (1976) Bibliografía de bibliografías sobre la literatura venezolana en las bibliotecas de Madrid, París y Londres (1975) La poesía en Mérida de Venezuela (1971) Antología de la poesía merideña (1969) Cuentos indígenas venezolanos (baniba-bare-piapoco-puinabe)(1968) Bibliografía de la literatura merideña (1968) Contribución a la bibliografía sobre la literatura indígena venezolana (1966) http://openlibrary.org/authors/OL85373A/Lubio_Cardozo

Enlaces externos


Search Results

Image result for lubio cardozo
Image result for lubio cardozo

Image result for lubio cardozo
Image result for lubio cardozo
Image result for lubio cardozo
Image result for lubio cardozo
Image result for lubio cardozo
Image result for lubio cardozo
Image result for lubio cardozo
Image result for lubio cardozo
Image result for lubio cardozo
Image result for lubio cardozo
Image result for lubio cardozo
Image result for lubio cardozo
Image result for lubio cardozo
Image result for lubio cardozo
Image result for lubio cardozo