lunes, 28 de marzo de 2016

Las estrellas del mar, que se queden en el mar

Ante una denuncia de la organización Animanaturalis y algunos medios de comunicación social, ante un aviso publicitario del Ministerio de Turismo en Venezuela que promueve “sacar” estrellas de mar del agua, desarrollamos una campaña de Educación Ambiental para concientizar y adiestrar en a los turistas en el manejo y conservación de  la especie Asteroidea o estrellas de mar.

Así lo refiere Gustavo Carrasquel, Director General de la Fundación Azul Ambientalistas quien manifiesta que “esta campaña se fundamenta en la denuncia, ecología, conservación y manejo de las estrellas de mar, que forman uno de los grupos de animales marinos más conocidos del fondo marino.”

El nombre «estrella de mar» se refiere esencialmente a los miembros de la clase Asteroidea de la familia equinodermos. La clase Asteroidea se compone de cerca de 1.800 especies existentes que se distribuyen en todos los océanos del mundo.


Las Estrellas de mar y otros equinodermos bombean agua directamente en sus cuerpos a través del sistema vascular acuífero. Esto les hace vulnerables a todas las formas de contaminación del agua, ya que tienen poca capacidad para filtrar las toxinas y los contaminantes que contiene. Derrames de petróleo y eventos similares suelen afectar las poblaciones y tienen consecuencias de largo alcance para los ecosistemas.


Otra amenaza que sufren frecuentemente las estrellas de mar es cuando se acercan mucho a la costa, los turistas cometen el error de sacarlas del agua para contemplarlas y tomarles fotos, sin saber que al hacerlo no pueden estas realizar su intercambio de gases para la respiración y en poco tiempo morirán debido a una intoxicación, en otras palabras, se ahogan. Tanto las estrellas de mar como las demás especies de equinodermos es mejor no sacarlas de su hábitat acuático.

Según comenta en su cuenta Twitter, el biologo y profesor de la Universidad del Zulia Miguel Pietrangeli, “Las estrellas de mar al ser tocadas sufren un horrible estrés que muchas veces impide el retorno a su hábitat”

La Médico Veterinaria Libicni Rivero Ortiz desde sus redes sociales activamente ha venido haciendo un llamado a MINTUR, “las estrellas de mar NO se pueden sacar del agua rectifiquen su campaña publicitaria por favor su publicidad lo promueve”.

La esperanza de vida de estrellas de mar varía considerablemente entre las especies, y es por lo general más largo en las especies mayores. Por ejemplo, Leptasterias hexactis, cuyo peso como adulto es 20 g, alcanza la madurez sexual en dos años y tiene una esperanza de vida de unos 10 años, mientras que Pisaster ochraceus, cuyo peso adulto es 80 g, alcanza la madurez en cinco años y puede vivir hasta 34 años.


Viviana Camacho – Prensa Azul Ambientalistas

lunes, 21 de marzo de 2016

Libro: Los Pueblos Boreales


Este libro pretende estimular al lector hispano a conocer el maravilloso mundo de los primogénitos aborígenes de los pueblos boreales.

Poco sabemos sobre los que han habitado desde siglo el extremo norte del planeta: los pueblos autóctonos del Ártico.

Encontramos así, en el Círculo Polar Ártico del lado de América, los pueblos Inuit o Esquimales, los Aleutianos, y lops. Al otro lado del Estrecho de Bering, habitan las regiones de la taiga y de la tundra; así en Eurasia: los yakutos (cuenca del río Lena), los tungus (ubicados al este del río Yeniséi), los chukchi (habitantes del extremo nordeste de Siberia), los Sami o Saami, entre otros.

Los pueblos aborígenes de la tundra se establecieron en los límites septentrionales de las tierras habitables, a pesar de que hoy en día estos límites han sido superados por los exploradores árticos, los navegantes que frecuentan las gélidas aguas próximas a la banquisa polar y el personal de estaciones científicas de las islas árticas. Actualmente, casi todos los pueblos autóctonos de esta zona constituyen una minoría en sus territorios originarios y no superan el 5% del total de la población, que es de origen diverso: canadienses y norteamericanos, en América del Norte, escandinavos en Groenlandia, Islandia y el norte de la península escandinava; eslavos, tártaros y otras nacionalidades de la Federación Rusa, en toda Eurasia.

Las poblaciones consideradas autóctonas de la tundra, presentan una serie de rasgos comunes tanto las de la tundra euroasiática, como las de la groenlandesa o la americana. En este medio, donde los humanos han de vivir en unas condiciones que requieren la adaptación al entorno más allá del límite biológico, la adaptación cultural es la que ha hecho posible la supervivencia. Estas poblaciones aborígenes de las regiones más septentrionales del planeta, parecen tener un origen común, tal y como indican recientes estudios de genética.

Los rasgos morfológicos mongoloides que comparten los diferentes pueblos de la tundra sugieren un origen asiático. En el caso de los pueblos uralianos, a medida que nos desplazamos hacia el oeste las características mongoloides se van atenuando, de manera que los pueblos más orientales (nganasans, samoyedos, ensi) son claramente asiáticos, mientras que los más occidentales (Saami, komis) se asemejan más a los europeos. De todo esto, deriva la gran diversidad actual de los pueblos de la tundra su euroasiática.

Por otra parte, en el extremo septentrional del continente americano distinguimos tres pueblos: los inuits (que ocupan también las costes occidentales de Groenlandia y la península de los chukchis), los aleutianos (en Alaska, las Islas Aleutianas y Komandorski), y las tribus indias norteamericanas. Estos pueblos aborígenes de la tundra tienen como principal actividad la caza de caribú, la ganadería de reno y la pesca, llevando algunos una vida seminómada.

Este libro se propone un acercamiento aproximativo sobre el hábitat, la cultura y costumbres de los pueblos aborígenes del extremo norte. Negados a extinguirse y con la mayor tenacidad por la supervivencia, habitan en las regiones boreales o taiga y de la tundra, uno de los poblamientos más antiguos de la humanidad. El amplio abanico de pueblos nativos que residen en esos gélidos territorios del planeta, nos confirman su gran capacidad de adaptación a estos biomas. Encontramos así: 1.- Los pueblos aborígenes del extremo norte; 2.- Los Aleutianos; 3.- Los Inuit o Esquimales; 4.- Los Dolganos; 5.- Los Nenets; 6.- Los Nganasans; 7.- Los Koryaks; y, 8.- Los Chukchis.

Con mucho orgullo publicamos digitalmente, seguro estamos que seremos parte de los libros del futuro, no más árboles sacrificados para hacer la pulpa para el papel, no más derivados contaminantes para hacer las tintas con que se escriben los libros.
Los Autores.

domingo, 20 de marzo de 2016

Tres alcabalas y miradas al cielo

Paso el camión con los cuerpos mutilados por las tres alcabalas, lo custodiaban motorizados y una camioneta oficial, seguramente reducían el paso en cada uno de esos puntos de control, como  buscando la aprobación en los rostros de quienes estaban encargados, pero solo conseguían miradas al cielo.  A lo mejor, los de las miradas perdidas en sus más íntimos pensamientos,   rezaban una plegaria por las nuevas víctimas, de las tantas (centenares) que ya habran visto durante los últimos años.

Ahora, esos con vista al cielo tienen la magna responsabilidad de mirar a 150 concesionarias internacionales que explotaran a cielo abierto 12  mil kilómetros cuadrados del país. Asumo que rezaran muchas plegarias también, por los daños irreparables e irreversibles que estas empresas antiplaneta le harán al único y real patrimonio futuro que tenemos, nuestra naturaleza.   

Las trasnacionales pronto harán gigantes cráteres, donde a 10 kilómetros a la redonda de esos huecos se sentirán los químicos esparcidos por esa actividad minera.  Miles de venezolanos no humanos morirán casi de inmediato y otros cientos de miles al cruzarse en sus salidas nocturnales por esas nuevas zonas de muerte.  


La nación perderá, en un santiamén, bosques, humedales, lagos, ríos, acuíferos y montañas. Cada mina a cielo abierto utiliza en promedio por día de explotación, 6 toneladas de cianuro,  400 kilos de ácido clorhídrico, 400 kilos de soda cáustica, 23 mil kilos de cal, 2 mil kilos de azufre y se dinamitan unas 42 mil toneladas de roca.  Se gastaran además diariamente unos  100 millones de litros de agua.  Estas operaciones también producen una seria alteración de la biósfera debido a que las explosiones elevan a la atmósfera toneladas de polvo generando nubes artificiales toxicas.  

La soberanía la perdemos sin defensa ni defensores, en el mayor de los entreguismos. Dolidos pero sin dolientes.  Esequibo, norte del Delta, sur de Bolívar y del  Amazonas y ahora en el corazón de la Patria.

Padre nuestro, que estás en el cielo





sábado, 19 de marzo de 2016

Questions for the President on Open-Pit Mining

Open-pit mining is condemned by environmentalists internationally for its ecological and human cost, as well as its heavy use ofMr. President, we understand that the urgencies of government don’t allow you to inquire too much into complex issues, and due to that, you probably receive and take on board every alleged “good idea” that your advisors or collaborators hand over to you. But you must also know that that lack of knowledge doesn’t absolve you from responsibility once you have taken the decision to carry out or decree an action. Here we are referring specifically to the concessions granted to transnationals to develop open-pit mining across 12% of Venezuelan territory, bringing as a consequence irreversible damage to 30% of our forests, chemical pollution in the Orinoco river and in other water sources that happen to be inside the exploitation area. This is the reason why we are intrigued to know: what makes you think that the authorisation to carry out open-pit mining, the most damaging thing that mankind has done to the earth since nuclear testing, and which doesn’t look set to last much longer in the rest of the world, would be good for the present, and above all the future, of Venezuela? 
Why take the easy route of handing over the exploitation of our natural resources to international franchises, for them to tell us how much they extracted and how much money we’re expected to pay for this amputation of our homeland?  
Does the creativity born from the economic crisis only extend to our proposing that we substitute the oil rentier model, which has maintained us in a narcotic state throughout the past 100 years and which has prevented us from advancing towards economic independence, for a rentier model of greed (extractive mining) that leaves the destruction of eco-systems and the loss of sovereignty in its wake? 
Is it not possible to work with that same wildlife that we are condemning to death in order to develop natural and outdoor tourism which generates USD$263 billion annually? Or through bird-watching? Which generates USD$80 billion? Countries with less scenic resources than ourselves, such as Spain and France, are today raking in USD$50 billion. Does Colombia have more natural wealth than Venezuela? It is projected to generate 300,000 new jobs and earn USD$6 billion annually from 2018? Eco-tourism is the second-greatest generator of foreign currency earnings in our brother country Ecuador. We don’t even generate 0.1% of national income in that area. In Costa Rica, it is the principal motor of the economy. 
Were the specialists in the Environment Ministry or the eco-socialists of the 21st century in government consulted as real state advisors in this rushed mining “rescue” plan?
We don’t understand, if President Chavez himself revoked the concession to Gold Reserve for the imminent damage that it represented– the very same business which is generating an enormous and fatal ecocide in the Venezuela Essequibo– how we are going to once again grant it this concession, but now with even more territory and tax and royalty concessions?  
Are Chavez’s ideas just good for some things and not for others for the government? Where are the diligent actions of the Venezuelan Foreign Office in the face of the ecological affront that this Canadian business is carrying out in the Essequibo through open-pit mining? Or the concessions to the Chinese that are destroying our woods? Or the Russian franchises that are taking ownership over other minerals? Or are we only interested in the Essequibo for the areas where there is oil? 
How can this be understood when the homeland (plan for the nation) has a fifth historical objective, where its first strategic and general goal sets out orientating a new model of national development based on biodiversity and the comparative advantages of being the tenth country in the world and the sixth in Latin America for biological diversity: a synthesis of all the the ecosystems present in the Latin American region? When its final strategic objective is for developing and implementing a policy to organise the territory, attending to ecological, geographic, human, social, cultural, economic and political realities in accordance with sustainable development? Now we are going to throw a bucket full of misery over that green declaration and all for the fact that we will get some supposed foreign currency earnings from the ecocide that the anti-planetary franchises will doubtlessly carry out? Was that historic objective eliminated and we just didn’t realise? 

domingo, 13 de marzo de 2016

Azul Ambientalistas denuncia impacto ambiental en el “Arco Minero” venezolano.


En el programa de televisión “A quien corresponda”, conducido por el periodista zuliano Tony Romero, se realizó un análisis que generó el manifiesto emitido desde la Fundación Azul Ambientalistas, por Gustavo Carrasquel, respaldando la denuncia del también ambientalista Lenín Cardozo, publicada en el portal web www.aporrea.com, comentada por el periodista venezolano Vladimir Villegas.

“Hacemos nuevamente un llamado de «Atención Ambiental» al gobierno venezolano, a las instituciones del Estado, organizaciones de activismo y por sobre todo a los ambientalistas venezolanos” puntualizó Carrasquel.


Un llamado a la ciencia, el conocimiento y los saberes populares, un llamado de atención por el clima. Un llamado a los legisladores venezolanos nacionales y regionales, para que demuestren su preocupación por el ecocidio que se puede generar en los bosques al sur de Venezuela producto de deforestación, manejo de explosivos y contaminación mercurial.

Mineria a Cielo Abierto.png

“El impacto ambiental que puede causar la «Minería a Cielo Abierto» en nuestro territorio puede alterar las condiciones ya precarias de nuestro clima. Esta actividad puede causar daños a nuestro sistema hídrico e hidroeléctrico. Un sistema de bosques fundamentales para los períodos de lluvias es lo que está en juego. Pero las alteraciones en la biodiversidad, generarán perdidas ecosistémicas que afectarán a especies endémicas y migratorias, la pérdida de hábitats podría amenazar severamente la supervivencia de nuestras poblaciones indígenas.”


Este escenario conjugado con la devastación que se está realizando de manera impugne en nuestro territorio Esequibo, por las mismas transnacionales a las que el gobierno venezolano les entrego concesión para explotar minerales; además de causar daños a muchos de nuestros ríos, podría repercutir climáticamente en nuestro territorio amazónico, mar Caribe y por la acción de los vientos al desplazarse, hacia Centroamérica. De esto hay evidencia científica. No es un ataque mediático, no es un cuento.

Esto supone un impacto global que debemos detener. Son muchos los que no se pueden defender, necesitan nuestra ayuda. Esto puede poner en riesgo nuestra supervivencia.


De allí nuestro clamor, nuestro llamado al Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), a todos los organismos e instituciones científicas internacionales, y por sobre todo a nuestros insignes organizaciones no gubernamentales, a nuestros hermanos, los activistas ambientales, con el apoyo de los medios de comunicación y las redes sociales, a quienes suman sus esfuerzos para la preservación de las condiciones ambientales de nuestro planeta, al resguardo de nuestro patrimonio ecológico, para lograr una voz global, un llamado de “Acción por el Clima”.


Gustavo Carrasquel, Periodista Ambiental
Director de la Fundación Azul Ambientalistas

Viviana Camacho 
Prensa Azul Ambientalistas



Preguntas al Presidente y a sus asesores sobre la minería a cielo abierto


Señor Presidente, entendemos que seguramente  las urgencias de la gobernabilidad no le permiten profundizar en temas complejos, de ahí,  que a cada supuesta  “buena idea” que le entregan sus asesores o colaboradores usted confiadamente las recibe y asume. Pero también usted sabe que esa falta de conocimiento no le exime de responsabilidad una vez que  toma la decisión de ejecutar o decretar una acción. Y específicamente nos referimos a las concesiones entregadas a trasnacionales para desarrollar la minería a cielo abierto en el 12% del territorio venezolano, trayendo como consecuencia un daño irreversible al 30% de nuestros bosques, la contaminación química del rió Orinoco  y de todos los acuíferos atrapados dentro de esa área a explotar.   Es por ello nuestro interés de conocer ¿qué le hace pensar a usted que estas autorizaciones mineras a cielo abierto, las más dañinas que ha hecho el hombre en el planeta después de las pruebas nucleares y que en el mundo tienen los días contados, será bueno para el presente y sobre todo para el futuro de Venezuela?

¿Por qué tomar el camino fácil de entregarle a unas concesionarias internacionales la explotación de nuestros recursos naturales para que ellos nos digan cuanto extrajeron y cuantas monedas nos toca en esa amputación de la patria?. ¿La creatividad ante la crisis económica solo nos da para plantearnos sustituir un modelo rentista (el petrolero) que nos ha narcotizado durante 100 años y no nos permitió avanzar hacia nuestra propia independencia económica, por el ahora modelo rentista de la codicia  (el minero extractivista) que lo que deja a su paso es la destrucción de los  ecosistemas y perdida de la soberanía?. ¿No es posible trabajar sobre esa misma naturaleza que estamos condenando a muerte, para desarrollar un turismo  natural y de aventura, la cual  genera en el mundo 263 billones de dólares anualmente o el de avistamiento de aves, por ejemplo que produce 80 mil millones de dólares?. 

Países con menos recursos escénicos que  el nuestro, como el caso de España y Francia, hoy recaudan anualmente cada uno en el orden de los 50 mil millones de dólares. ¿Tiene Colombia más bondades naturales que Venezuela?. Que ya  proyecta generar 300 mil nuevos empleos y captar 6.000 millones de dólares en divisas anuales a partir del 2018?.  En el hermano país del  Ecuador, su segunda gran divisa es el ecoturismo, y nosotros  no generamos en ese rubro ni el 0.1% de ingresos. En Costa Rica es su principal motor económico.

En ese apresurado plan “salvador” minero ¿fueron consultados los técnicos  del Ministerio del Ambiente o los Ecosocialistas del Siglo 21 del gobierno como reales asesores del Estado¿No entendemos cómo es que si el propio presidente Chavez derogo la concesión a la Gold Reserve, por los daños inminentes que ella representaba, a la misma empresa que mortalmente está generando un enorme ecocidio en el Esequibo venezolano, le volvemos a dar la concesión, ahora con más extensión territorial y con exoneración de impuestos y de regalías?.  ¿Sera que para el Gobierno las ideas de Chavez son buenas para unas cosas y no tan buenas para otras? ¿Dónde están las diligenciosas acciones de la Cancillería venezolana, ante el ultraje ecológico que está haciendo esa empresa canadiense en el Esequibo con su minería a cielo abierto o las concesionarias chinas que están acabando con los bosques o las rusas que están apropiándose de los otros minerales o es que solo nos interesa del Esequibo los bloques costa afuera donde hay petróleo?.  



¿Como se entiende que si la Patria tiene un 5to Objetivo histórico, donde  su primer objetivo estratégico y general plantea: Orientar el nuevo modelo de desarrollo nacional, sobre la base de la biodiversidad y las ventajas comparativas que significa ser el décimo país del mundo y el sexto en América Latina en diversidad biológica: una síntesis de todos los ecosistemas presentes en la Región Latinoamericana. Y como objetivo estratégico final: Desarrollar e implementar una política de ordenación del territorio atendiendo a las realidades ecológicas, geográficas, poblacionales, sociales, culturales económicas y políticas de acuerdo con las premisas del desarrollo sustentable, ahora le estamos lanzando un balde lleno de “miseria” a esa proclama verde y todo por unas supuestas divisas que nos entrarían, gracias a ese ecopatricidio que sin lugar a dudas harán las  concesionarias antiplaneta?.  Sera que ese Objetivo histórico fue eliminado y no nos dimos cuenta?


viernes, 11 de marzo de 2016

EL OSO FRONTINO: UN HERMOSO EMBLEMA VIVO, ELOCUENTE, CONMOVEDOR DEL ESTADO MÉRIDA



Pocas regiones del mundo occidental pueden darse el lujo de tener, cual símbolo vivo (no histórico), representativo de su naturaleza silvestre, un animal tan hermosamente importante a la par de pacífico como el oso frontino, categórico valor ecológico de Los Andes nativos. Muestran los australianos orgullosos cual divisas sus simpáticos mamíferos, el koala, el canguro; de igual modo los norteamericanos su ave representativa, el águila calva, ambos gestos de virilidad ciudadana han salvado a estos vertebrados de su casi exterminio. Por el contrario en Venezuela los animales alegóricos de la memoria colectiva de sus estados, de sus parajes, luchan a muerte con su pequeña arma de la astucia por sobrevivir: ¿Existe aún el cardenalito de Falcón? ¿o el morrocoy del Guárico? ¿se escuchan todavía los roncos aullidos de los monos araguatos a la salida de la aurora o en la puesta del Sol, en la Cordillera de la Costa? Pastar libres por las planicies herbosas define una inherencia propia de los venados matacanes y caramerudos ¿corren en estos tiempos con aquella libertad por los Llanos de Apure o de Barinas? El caimán del Orinoco, señero nadador por el río mayor de nuestras aguas, hoy ha quedado reducido a los laboratorios donde se les cría para tratar de reinsertarlos a su hábitat originario. Los turpiales, los arrendajos, las reinitas, los azulejos, las paraulatas, los gonzalitos, el conoto, ¿dónde se guarecen de los furtivos pajareros? Los últimos cóndores de los Andes merideños –donados por la señora Katherine de Phelps- los acabó a tiros un alcalde de los pueblos de Mucuchíes, acción de la cual se vanagloriaba.



En fin, se podría escribir un memorial de la tristeza por el ilícito exterminio de la fauna selvática venezolana a manos  de los enemigos conscientes de la ecología mediante la caza banal. Aunque sobre el oso frontino se ha informado con detalle en periódicos, revistas, charlas, cual una manera de salvaguardarlo, sin embargo en la furtiva realidad de la montaña su seguridad, lamentablemente, es muy ´precaria.                                                                                                                                                         
Resultado de imagen para (Tremarctos ornatus, familia Ursidae)Del oso frontino (Tremarotos ornatus, familia Urcidae) afirma el científico venezolano Dr. Eduardo Röhl en su valiosísima obra Fauna descriptiva de Venezuela. Vertebrados  (Caracas, 1956. Páginas 119 - 121). Se han seleccionado sólo algunos párrafos: (…)
“Es un animal de formas pesadas, de piernas cortas, gordas que apoyan en el suelo con toda la planta del pie (plantígrados); los dedos, cinco en número, están armados con fuertes garras, largas y poco encorvadas; las plantas de los pies son desnudas. Su pelaje es largo y espeso y de color negro profundo, con excepción del hocico que es pardo claro. Alrededor de los ojos tiene una mancha circular blanca, por cuyo motivo se le llama también en las Cordilleras de Perú y Bolivia el “oso de anteojos”.

Resultado de imagen para (Tremarctos ornatus, familia Ursidae)Según estudios comparativos efectuados en distintas especies, se han observado grandes diferencias en las manchas de la cara, pues hay tipos que solamente tienen una franja blanca en la parte inferior o a través de las mejillas; en otros solamente aparece una mancha blanca en la región superior de los ojos. El ejemplar existente en el Museo Nacional de Historia Natural de Caracas muestra una débil línea blanca en la región superior del hocico.

El tamaño mediano de este oso andino es de 1,5mts. Es de hábitos arbóreos: para la mayor parte de su vida encaramado sobre los altos árboles, en cuyos ramajes tiene la singular costumbre de construir toscamente una especie de nido donde pasa las noches y el cual está formado por un enlazamiento de ramas y hojas secas. Se alimenta de vegetales, especialmente gusta de las frutas de ciertas palmeras, así también de sus cogollos frescos, los que derriba por sus potentes uñas. “ (…).


Las acusaciones fantasiosas contra el oso frontino: Las viejas y obstinadas querellas de los cazadores banales para justificar sus asesinatos de los casos frontinos muestran la escasa capacidad de reflexión de esta gente en la noble relación de convivencia con el bosque. Se pueden resumir en tres grupos las imputaciones de estos monteros a) Dicen: “el oso frontino destruye los conucos”. Todo terreno dedicado a la producción agrícola por ley debe estar limitado su espacio con lindero abarcante de la propiedad: alambradas, muros, empalizadas, cercas, vallados, tapias, setos, etcétera. El oso frontino no tiene aptitud ni medios de penetrar estos recintos así guardados. Ahora bien, si los labriegos cultivan un maizal (u otras siembras inconfesables) a escondidas de los guardabosques, en el seno de un parque nacional, es entonces el campesino quien ha violado los territorios de los animales silvestres. No cabe entonces el reclamo. b) Dicen: “el oso frontino es un ladrón de gallinas”. Este absurdo no se mantiene, este hermoso plantígrado es absolutamente vegetariano. Los ladrones de gallinas son otros, aquellos humanos aficionados a los sancochos a las orillas de las quebradas con aves y legumbres de corrales ajenos, acompañados de aguardientes de alambique clandestino, bajo la Luna. c) Dicen: El oso frontino viola jóvenes mujeres en los caminos solitarios o cuando va a lavar al río. Este falso testimonio zoofílico ha servido para encubrir embarazos no planificados de muchachas de familias rurales en las lejanas aldeas; con tal afirmación se ocultan preñeces incestuosas, adulterinas o sencillamente no deseadas en el seno familiar, entonces se dirimía el problema mediante el señalamiento de una violación de la sorprendida mujer por el oso frontino. Para remache, cuando nacía el niño les ponían el nombre de José Caito, si era varón, o María Frontina a la niña. La inculpación tomaba fuerza si dichos bebés nacían velluditos. Estos decires resultaron tan frecuentes que generaron simpáticas leyendas al respecto a la par de subidas jocosidades.

 

En el fondo la Ecología constituye la justa interpretación de la gran simbiosis armónicamente estructuralmente de la vida sobre el planeta Tierra, del conocimiento correcto de los múltiples ensambles de esa simbiosis para conservarlos bajo el estricto respeto de su ley natural, manera ésta de garantizar su sano fluir hacia la permanencia.  El oso frontino representa un cabal enlace de esa cadena simbiótica de la geografía de las montañas de los Andes venezolanos, sobre todo de las  selvas nubladas de Mérida. Proteger el oso frontino implica necesariamente cuidar el bosque, tal esmero se traducirá en mantener la inalterable salud integral de ese frágil ambiente cuyos primeros beneficios se convierten en impolutos y duración de las fuentes de agua; de la estable relación del estrato selvático con su fauna; del balance de la flora con la humedad, la nubosidad, las lluvias, de la continua fertilidad de la primera línea alimentaria de los pequeños moradores del verdor conformado por los hongos, los helechos, las bromelias, las larvas de insectos, los brotes de diversas hierbas, en fin.

Pero la importancia del oso frontino, cual eslabón ecológico en la cadena simbiótica de la naturaleza de los Andes nativos, va más allá del entorno físico geográfico para insertarse también en el horizonte simbiótico intelectual, ético, espiritual, del estado Mérida. Él es un símbolo a la par de un escudo en el fortalecimiento del equilibrio conservador de la totalidad de la existencia en esta entrañable región de Venezuela. Sobreviviremos junto al oso frontino. Su supervivencia medirá la capacidad de sobrevivir de los merideños, de la vida en los Andes.



Localización del oso frontino en Venezuela.

Oso frontino.






OSO FRONTINO

Oso del bosque tropical,
lluvioso y templado,
andino y suramericano,
habita en zonas altas,
húmedas y boscosas,
es nativo y autóctono de suramerica,
esta en peligro de extinción,
y en Venezuela es el Oso nacional.




EL OSO FRONTINO Y LA NUBE

Paseaba jadeante el gigante dormilón
aturdido por la ausencia perenne de las lluvias
Se trepó sobre unas rocas conteniendo la furia
al verse desvalido ante el intenso calor
“¿Qué has hecho con mis lagos, blanquecina señora?
¿Qué pasa con tu gracia gentil irrigadora? 
¿Será que se ha secado tu amor por las auroras 
que hasta el suave rocío dejó las amapolas?”

Le contestó la nube, al oso sofocado
sabiendo la impaciencia por ese tono airado
“Un ser ha destrozado la tierra prometida
y ha dejado sin vida la paz de vuestros lagos
Abajo en la hondonada secó los manantiales, 
talando los guardianes en esas cabeceras”

“El hombre lo han llamado, del mundo el heredero
y lo destruye todo, dejando desconsuelo
La tierra se consume muriéndose su mar
y todos lo han llamado calentamiento global. 
El hombre es el causante, no la naturaleza
acaba con la vida de todito el planeta”

“Hagamos una alianza todos los animales
para buscar a Dios, pidiéndole bondades
que le revoque pronto todas sus potestades
que lo mantenga lejos con todas sus maldades
Que solo le permita amar sin mezquindades
escribir las poesías, las odas, los cantares”

Estaba muy de acuerdo el oso dormilón
con esa noble clase, con esa explicación
y contenta la nube premió al interesado
con unas cuantas gotas del nubarrón deseado

POR ELIAS MARTINEZ

Lubio Cardozo / Lenin Cardozo