miércoles, 10 de noviembre de 2010

Los últimos siete bosques primarios

El mundo es una globalidad y para entenderlo, necesitamos la paciencia de comprender cada una de sus aristas, entre ellas, las ecológicas. Pongo a disposición del lector, esta sencilla lectura, sobre los bosques primarios, seguro estoy que al terminarla, su visión conservacionista tendrá una mayor dimensión.

Los bosques, antiguamente llamados busch, palabra de origen germánica, son las tonalidades verdes del Planeta vistas desde el espacio. Donde el verde más oscuro o intenso, representan los llamados bosques primarios. Esa densidad, es producto, de ser aun un bosque intacto, en el cual, la actividad humana e industrial, no lo ha erosionado lo suficiente como para perder su condición de zona densa y original. Dichos ecosistemas cubren un diez por ciento de la superficie terrestre, demostrando ser los únicos que aún se conservan en estado virgen y lo suficientemente grandes como para garantizar la supervivencia de todos los seres vivos, incluidas las especies migratorias.

Por lo tanto, ningún otro tipo de bosques poseen la riqueza biológica o a la importancia ecológica de estos biomas. Sin embargo, las zonas de bosques primarios se han hecho cada vez más reducidas en el mundo. Dado que la intervención humana los ha venido agotando a tal punto, que según científicos y ong’s ecologistas, el 80% de los bosques primarios del planeta ya ha sido destruido. El 20% restante están amenazados por diversas causas, destacando la explotación maderera o petrolífera, minería, construcción de embalses, carreteras, expansión de la agricultura y la ganadería.

En la actualidad, de las 1.400 millones de hectáreas del mundo de bosques primarios, 6 millones de hectáreas se pierden o se degradan cada año.Geográficamente, más del 75% de los bosques primarios del mundo se encuentra en tres grandes áreas: Canadá y Alaska; Rusia; y la Amazonia y las Guayanas. En el caso de Europa, sólo queda el 0,3% del bosque original en Suecia y Finlandia, en grandes áreas ininterrumpidas.

De estos bosques primarios, la Amazonia contiene la mayor biodiversidad, con el 50% de todas las especies de animales terrestres y plantas, que dependen de ella para sobrevivir. Veinte millones de personas, incluyendo numerosas poblaciones indígenas, habitan en la Amazonia. Aunque este bioma se encuentra dentro de las fronteras brasileñas, esta selva tropical primaria se extiende por países como Guayana, Venezuela, Colombia, Suriname, Guayana Francesa, Ecuador, Perú y Bolivia. La Selva Amazónica, es tan grande como Europa Occidental o la totalidad de EE.UU.

Los científicos afirman que ese ecosistema se mantienen alrededor de 60.000 especies de plantas, 1.000 especies de pájaros y más de 300 especies de mamíferos. El bosque y su famoso río también mantienen la vida de más de 2.000 especies de peces de agua dulce y mamíferos acuáticos como el delfín rosado de agua dulce y la nutria gigante. Sólo en Brasil, la Selva Amazónica es también, el hogar de 20 millones de personas, incluyendo, aproximadamente, 180.000 amerindios y muchos más habitantes tradicionales del bosque de origen amerindio y portugués. Estas comunidades dependen del bosque para vivir. La selva les proporciona de todo, desde comida y resguardo, a herramientas y medicinas.

Siguiendo en el continente, los bosques primarios templados de Sudamérica cubren las regiones de sur de Chile y Argentina, representan la mayor extensión de bosque templado intacto del mundo. En él se albergan especies vegetales y animales exclusivas de esta región. Tales como el puma (Puma concolor), león de montaña, es un mamífero de la familia Felidae, la rana Darwin, el ciervo Pudú, el zorro Chilote o el árbol de la Araucaria. En este bosque habitan comunidades indígenas como los Pehuenche, del Valle de Quinquen, en Chile, o los indios Mapuche de Huitrapulli y otras comunidades locales que siempre han dependido de la riqueza natural del bosque para su modo de vida.

Las selvas tropicales de África central, también representan unas de las aéreas de mayor concentración de biodiversidad del mundo. Se extienden desde las llanuras de África Central, a lo largo de Camerún, República Centroafricana, Congo Brazzaville, República Democrática del Congo, Guinea Ecuatorial y Gabón. Es el segundo bosque primario en tamaño después de la Selva Amazónica y el lugar de África más rico en biodiversidad. En la República Democrática de Congo, el bosque es el hogar de más de 1.000 especies de pájaros y más de 400 especies de mamíferos, muchos de los cuales no se encuentran en ningún otro lugar de la Tierra. Las selvas de la cuenca del río Congo acumulan el 8% de todo el carbono almacenado en los bosques del planeta, lo que le convierte en el mayor almacén de carbono de África y el cuarto del mundo. El Bosque Africano es la tierra de los grandes simios, es vital para la supervivencia del gorila, el chimpancé y el bonobo, que son estrictamente dependientes de estos bosques. Son también hábitat del elefante de bosque, el okapi. Además, cerca de 12 millones de pobladores del bosque, entre los que se encuentran las tribus semi-nómadas de Pigmeos Baka, que dependen directamente del bosque para su refugio, salud, comida y supervivencia cultural y espiritual.

Igual importancia en lo que se refiere a la biodiversidad, lo tiene la jungla del sudeste asiático, que ubican los bosques de Indonesia y Papúa Nueva Guinea y los archipiélagos cercanos, que son denominamos los Bosques del Paraíso. Mantienen a más de 500 especies de mamíferos, 1.600 especies de aves y alrededor de 30.000 especies de plantas superiores. Son el refugio para las últimas poblaciones del cuarto pariente más cercano del hombree, el orangután, y para el rinoceronte de Sumatra y Java. Así, como su diversidad cultural, por ejemplo, en Nueva Guinea hay más de 800 lenguas, un tercio de las lenguas habladas en todo el mundo. Muchas de estas culturas dependen de los bosques para mantener su forma de vida, tal como ha sido desde hace muchas generaciones. Su futuro y el de los bosques están íntimamente relacionados.

Territorialmente hablando los bosques de la Taiga siberiana, constituyen el tercio oriental de la Federación rusa y cubre más de 663 millones de hectáreas - lo que supone más de dos-tercios del tamaño de la parte continental de Estados Unidos. Es decir, es el más grande del mundo. Los Bosques Nevados de la Rusia Asiática comprenden áreas de Bosque Primario intacto que va de la zona ártica en Sakha nororiental, a la región subtropical a lo largo de las cuencas de los ríos Amur y Ussuri en el sur. El bosque constituye el 45 por ciento del territorio, y varía desde los bosques de tundra, al norte, a los templados, al sur. Esta diversidad de bosques proporciona refugio de muchas especies de plantas y animales, incluyendo especies en peligro de extinción como el tigre siberiano, el leopardo del lejano oriente, el oso del Himalaya, y el ciervo almizclero. La región de Amur-Sakhalin alberga más tipos de especies que cualquier otro bosque templado en el mundo. Como otros bosques, los bosques nevados de la Rusia asiática son también el hogar de pueblos indígenas, como los Nanai de la región de Khabarovsk.

En esas mismas latitudes, los bosques primarios de Norteamérica y Canadá comprenden diversos tipos de bosques. Incluyen el cinturón de bosque boreal que se extiende entre Terranova y Alaska, los bosques templado-lluviosos de la costa de Alaska y Canadá Occidental, y la multitud de zonas residuales de bosque templado en regiones apartadas. Juntos, estos bosques almacenan enormes cantidades de carbono, ayudando a estabilizar el cambio climático, y proporcionan refugio a grandes mamíferos como el oso grizzly, el puma y el lobo gris, quienes ocuparon antiguamente todo el continente. En Canadá, se estima que el Bosque Primario proporciona un hábitat a unos dos tercios de las 140.000 especies de plantas, animales y microorganismos del país. Los Bosques Primarios de Norteamérica también proporcionan sustento a miles de indígenas, como los Eyak y los Chugach en el sudeste de Alaska, y los Hupa y Yurok del norte de California. Del millón de personas aborígenes de Canadá (First Nation, Inuit y Métis), casi el 80 por ciento viven en reservas y comunidades en los bosques boreales o templados que históricamente les ha proporcionado su comida y refugio, y forma parte de su estilo de vida.

Finalmente los no menos importantes, los últimos Bosques Primarios de Europa, representan las pocas extensiones de Bosque Primario que quedan en Escandinavia con el bosque colindante de la Rusia Europea (al oeste de los montes Urales). Estos bosques boreales representan el último reducto de Bosque Primario intacto en Europa. Estos bosques han asegurado la supervivencia de numerosas especies de plantas y animales, incluyendo osos y rarezas faunísticas como la ardilla voladora. Estos Bosques Boreales Primarios también son el hogar de decenas de miles de indígenas. Los pastores de renos Sami, viven en la parte norte de Suecia, Finlandia y Noruega así como en la región de Murmansk en Rusia. Los bosques también mantienen las tradicionales culturas de los Komi y Nenets (o Samoyeds) que habitan la Región de Arkhangelsk y la República Komi de la Rusia europea.

3 comentarios:

  1. Muy bien redactado. Me Sirbe para hacer el trabajo del instituto. Gracias

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. ...nos hace falta un gran sacudón de la gran madre para que interactuemos mejor como especie con el medio...y está pasando...los huracanes en nueva york, tifones en vietnam, grandes inundaciones y tornados en capital de Buenos Aires!!!...en fin: ...es solo algo de lo que me he enterado!!!...grandes civilizaciones como los mayas y aztecas han desaparecido debido a la deforestación de su medio y la consiguiente proliferación de virus y bacterias!!!...las políticas de estado sobre el medio ambiente deberán cambiar lo antes posible!!!...AMÉN!. Paraná - Entre Ríos.

    ResponderEliminar