martes, 12 de enero de 2016

Estrellas fugaces y meteoritos: sobre el cielo de la región zuliana

IMÁGENEDE UN NOCHE CON ESTRELLAS FUGACES
Un evento muy común en el firmamento son las estrellas fugaces, lluvias de estrellas o meteoros. Hay unas 30 lluvias de meteoros durante el año, cada una asociada con el encuentro de la Tierra y restos de diferentes cometas. Este espectáculo estelar es visible en el cielo de la región zuliana cuando las condiciones de falta de luz de la luna y la no o poca presencia de nubes así lo permitan.
El cielo nocturno es iluminado todos los años por el espectáculo natural, las lluvias de meteoros más importantes llevan el nombre de las constelaciones en que se encuentra el radiante, al que se añade la letra griega de la estrella más próxima. Así, por ejemplo, tenemos las Líridas, las Perseidas, las Leónidas, las gammaAcuáridas y Gemínidas.
En todo el hemisferio norte, incluyendo Venezuela  durante los meses de julio y agosto,  se pueden apreciar Las Perseidas, y en diciembre las Gemínidas, que cumplen su cita anual con la Tierra.
Las Estrellas Fugaces Perseidas; también son conocidas popularmente como las lágrimas de San Lorenzo, porque fueron observadas luego del martirio de este santo, el 10 de agosto del año 258 D. C. Por otra parte, su nombre se debe a la constelación de la que proceden los meteoros. Se llaman Perseidas porque el radiante de meteoritos parece provenir de un punto en el firmamento localizado en la constelación de Perseo. Son las lluvias de estrellas más antiguas en la Tierra.
IMÁGEN DE UNA NOCHE CON LLUVIA DE ESTRELLAS
También hay, en cualquier noche, meteoros esporádicos, es decir, que no pertenecen a ninguna lluvia. Prácticamente en cualquier noche del año, desde el campo o la montaña, se puede ver alguna que otra estrella fugaz.
Las mejores condiciones para la observación se dan en lugares alejados de los núcleos urbanos, sin contaminación lumínica, y con un horizonte libre de obstáculos. También podemos observar desde la ciudad, pero entonces tengamos en cuenta que sólo veremos los meteoros más brillantes, que son pocos, ya que los más débiles (la mayoría) quedarán enmascarados por la contaminación lumínica.  Si coincide con una noche con Luna, ésta también impedirá ver los meteoros más débiles. Será mejor en este caso, dirigir nuestra vista hacia las zonas del cielo más alejadas de la luz de la Luna, donde quizá podamos ver más meteoros.
En general, para observar estrellas fugaces no es necesario mirar hacia ninguna dirección en particular. Tampoco se necesita ningún material óptico: un telescopio o prismáticos no ayuda, ya que es mejor mirar a simple vista para poder abarcar todo el cielo. Aunque por supuesto podemos llevar prismáticos o telescopio para observar otros objetos celestes aparte de los meteoros.
Más raro es un fenómeno más deslumbrante: el de un bólido (meteoros de magnitud inferior a -4, la magnitud de Venus). Atraviesan rápidamente el cielo, dejan tras sí una estela luminosa y a veces estallan con un ruido análogo al de un disparo de artillería.
Image result for asteroideUn meteoroide que no se consume en su paso por la atmósfera (fase en la que es visible como meteoro) y llega a estrellarse en la superficie terrestre, dada su energía, puede producir un cráter de impacto. El material fundido terrestre que se esparce de tal cráter puede enfriarse y solidificarse en un objeto conocido como tectita. Los fragmentos del cuerpo extraterrestre se denominan meteoritos.
La palabra meteorito significa fenómeno del cielo y describe la luz que se produce cuando un fragmento de materia extraterrestre entra a la atmosfera de la Tierra y se desintegra.
La palabra meteoroide se aplica a la propia partícula, sin hacer referencia al fenómeno que se produce cuando entra a la atmosfera. Hay muchísimos meteoroides y pocos meteoritos. Algunos de los meteoritos que se han estudiado parece que venían de la Luna y otros de Marte. La mayoría, sin embargo, son fragmentos de asteroides o de cometas.El mayor meteorito encontrado (Hoba, en Namibia) pesa 60 toneladas.
Los meteoroides entran en la atmósfera a una velocidad media que oscila entre 10 y 70 km/s. Los pequeños y medianos se frenan rápidamente hasta unos cientos de km/hora debido a la fricción, y cuando caen a tierra (si llegan) lo hacen con poca fuerza. Solamente los grandes conservan la velocidad suficiente para dejar un cráter.

 IMÁGEN DE ROCA METEÓRICA 
Hay tres clases de meteoritos: los litosideritos están formados por materiales rocosos y hierro. Constituyen apenas un uno por ciento de los meteoritos. Los meteoritos rocosos, formados solamente por rocas, son los más abundantes. Los meteoritos ferrosos, un 6% del total, contienen gran cantidad de hierro.

El estudio de meteoritos revela datos interesantes. Son buenos ejemplos de la materia primitiva del Sistema Solar, aunque en algunos casos sus propiedades han sido alteradas.
El único hierro que conocían los humanos antes de inventar la forja provenía de los meteoritos. Los minerales terrestres que contienen hierro no tienen resistencia. El hierro extraterrestre nos puso en la pista de la metalúrgia.

Algunas catástrofes del pasado pueden haber sido causadas por meteoritos, como la extinción de los dinosaurios del Cretáceo, hace 65 millones de años, provocada por la caída de un meteorito de unos 10 km de diámetro. O, al menos, así lo creen algunos astrónomos
Reportes anteriores reflejan la caída de meteoritos hacia la Guajira venezolana y sobre la superficie del Lago de Maracaibo, por lo que se trata de fenómenos susceptibles a ocurrir en Venezuela y cualquier otra zona del mundo.
La pregunta más común que hacen la gente cotidiana es: ¿Qué son las estrellas fugaces o meteoros? En términos generales las estrellas fugaces (o meteoros, que es lo mismo) son pequeñas partículas (normalmente, entre un milímetro y varios centímetros) que al entrar a gran velocidad en la atmósfera de la Tierra se "queman" (en realidad el brillo se debe a la ionización del aire a su alrededor) y producen el trazo luminoso que surca rápidamente el cielo y que llamamos estrella fugaz.
Considerando su radiante, su aspecto es muy variado. Pueden brillar mucho o poco. Su trayectoria puede ser corta o larga. Algunas pueden dejar una estela unos instantes y otras no. Normalmente son bastante rápidas (¡desaparecen antes de que nos dé tiempo a decirlo!) pero también las hay lentas, que pueden durar varios segundos. En ocasiones pueden mostrar algún color: rojizo, verdoso, azulado, etc. según la composición del meteoro.
Atendiendo al origen de estas partículas, podemos decir que está en los cometas, que a su paso van perdiendo material y dejándolo tras de sí. Si la partícula es grande (unos centímetros), el meteoro será muy brillante y recibe el nombre de bólido. Los bólidos pueden ser espectaculares por su brillo y su estela. Algunas pueden fragmentarse durante su trayectoria, presentar destellos o pequeñas explosiones, hacer ruido o dejar un rastro de humo. A veces pueden brillar lo suficiente como para verse detrás de las nubes, y entonces veremos éstas iluminarse al trasluz unos instantes. También pueden ser visibles incluso de día.
La interacción o la fricción atmosférica es capaz de quemar meteoros de hasta varios kilos. No obstante, si una partícula es demasiado grande, puede no desintegrarse en su totalidad y alcanzar la superficie de la Tierra. El meteoro recibe entonces el nombre de meteorito
De manera conclusiva podemos manifestar que nuestro planeta está recibiendo constantemente meteoritos de tamaño microscópico y mayores, fenómenos que pueden ser avistados en nuestra región.
Según la tradición solicitar un deseo en el instante que cae una estrella fugaz asegura su cumplimiento, por eso resultan frecuentes las personas de diferentes edades y sexo que miran al cielo en esos momentos.
Pedro Emiro Machado
Lenin Cardozo

No hay comentarios.:

Publicar un comentario