lunes, 20 de diciembre de 2010

Flora y fauna del bosque boreal


Flora

El bosque boreal representa la extensión más grande que existe en el Planeta Tierra de coníferas (cubre cerca del 10% de la superficie). Por esta condición, también es llamado Bosque de Coníferas del Norte. Se extiende desde América del Norte, Europa y Asia. Este bioma está representado por cuatro tipos: el ecotono bosque-tundra (líquenes y musgos), el bosque abierto boreal (líquenes y piceas), el bosque boreal principal (piceas, pinos, abedules y álamos) y el ecotono bosque mixto-boreal (en el que se intercalan los organismos típicos de los bosques de coníferas).

En los bosques boreales, la superficie del suelo está frecuentemente cubierta con nieve por lo que el suelo está congelado, lo que significa que los árboles disponen de poco agua. Las coníferas toleran estas condiciones por que están adaptadas principalmente a la sequedad. El alerce (Larix laricina - Pinaceae), con sus hojas deciduas en forma de aguja, es el árbol común en dicho bosque. Se estima que aun cuando solo existan pocas especies de árboles en todo el bosque, albergan varios miles de especies de hongos micorrizas, que crecen bajo su tierra.

En general los árboles en el bosque boreal son casi exclusivamente siempre verdes con hojas en aguja. Las agujas son delgadas y agrupadas, lo que les permite desprenderse de la nieve y bloquear el viento. Ellas tienen una cubierta cerosa que ayuda a evitar las pérdidas de agua, y contienen una savia espesa y azucarada que evita el congelamiento durante el invierno.



Entre estas confieras se destaca el pino blanco oriental (Pinus strobus - Pinaceae) la cual tiene hojas agujas largas y duras. Se nutren de las hojas caídas con el auxilio de hongos. Las grandes redes superficiales de las raíces de estos árboles están rodeadas por capas de estos hongos. Extendiéndose hacia arriba, los hongos descomponen las agujas, liberando productos químicos que pueden ser absorbidos por los árboles.

Los hongos se benefician al recibir otros nutrientes, que ellos no pueden producir, directamente de las raíces del árbol. Algunos árboles boreales, como los del género Populus (Abeto Blanco, Abeto Negro y Abeto Balsámico), presentan los mayores rangos de distribución mundial entre las especies arbóreas. Los álamos temblones (Populus tremuloides - Salicaceae) son de los pocosárboles de hoja ancha que se encuentra en los bosques boreales.


Los hongos y musgos representan las únicas plantas que crecen bajo los árboles en el bosque de coníferas, mientras los líquenes como el Cladonia coccifera y Cladonia bellidiflora que prefieren suelos ácidos, crecen en los calveros . Un hongo típico es el Hydnum auriscalpium.

Fauna


La vida en el bosque boreal es muy dura para los animales durante el invierno, por lo que las aves suelen emigrar a latitudes más cálidas, mientras que muchos de los otros animales hibernan. La mayor parte de la vida en estos bosques está oculta. Las especies animales grandes se presentan en cantidades relativamente bajas, y durante el invierno puede haber áreas que asemejen a un bosque "vacío". El número y tipos de animales que viven en los bosques boreales están influenciados por el consumo de las hojas agujas. Estos bosques no pueden mantener un número grande de especies vegetarianas que, en regiones más al sur, se comen las hojas más suaves y más digeribles de los árboles de hoja ancha. Las agujas son indigeribles para casi todos los animales, desde el caribú y pequeños roedores hasta la mayoría de las aves.

Otras aves y mamíferos pequeños también se alimentan de las semillas, y con frecuencia las almacenan para su consumo posterior.
Algunos mamíferos, como los roedores leminos (o lemmings), pueden comer tantas semillas que, en algunos años, quedan muy pocas para germinar. Cada unos pocos años, luego de un verano inusualmente cálido o luego de que los árboles hayan tenido tiempo para almacenar suficiente energía, se produce una cosecha de semillas excepcionalmente grande, asegurando así que queden suficientes semillas luego de que los mamíferos y aves hayan comido. Los animales que comen semillas también ayudan mucho a los árboles, esparciendo inadvertidamente las semillas en extensas superficies, lo que permite que los árboles extiendan sus rangos.

Las semillas, que se producen en grandes cantidades en los conos de los árboles “siempre verdes”, son las que sostienen a los animales del bosque boreal. El 'pico cruzado' o 'piquituerto' (Loxia spp.), una clase de pinzón, desarrolló un pico que le permite retirar más fácilmente las semillas de los conos. Para conservar calor, los mamíferos que viven en el bosque boreal tienden a ser grandes: el alce (Alce alces) [el mayor de los ciervos], glotones (Gulo gulo) [el mayor de las comadrejas], lo mismo que las mayores especies de lagópodos (Lagopus spp. - Tetraonidae). Además de estos animales muy grandes y conspicuos, muchos de los mamíferos en estos bosques son o roedores, incluyendo el puerco espín y las ardillas, o pequeños insectívoros como los topos. Algunas aves comunes son las chovas y los cuervos, además de los lagópodos y los piquituertos. Grandes bandadas de pájaros migran hacia los bosques boreales durante el verano.


Los tipos de liebre pueden ser extremadamente numerosos en el bosque boreal, aunque sus poblaciones cambian dramáticamente de una año a otro, relacionado con la cantidad disponible de alimento, A su vez, las poblaciones de carnívoros, como el lince, varían con el número de liebres. Ambos tipos de animales están bien adaptados a las características particulares de las áreas boreales: la piel de la liebre es marrón en el verano pero cambia de color con las estaciones y es blanca en el invierno para así confundirse con la nieve; el lince tiene unas zarpas muy anchas lo que le permite correr por encima de la nieve, permitiéndole cazar liebres. Las liebres se alimentan de cortezas y hojas.

Durante el invierno, todos los bosques boreales del mundo tienen una apariencia muy similar. Muchas especies comunes se encuentran en continentes diferentes, y otras especies estrechamente emparentadas tienen una apariencia similar. Sin embargo, durante el verano cambia el carácter del bosque ya que muchos animales migran desde el sur para alimentarse allí, comiendo lemmings, larvas, semillas y otros que aparecen en grandes cantidades durante la breve estación cálida de la región.

Los animales más característicos del bosque boreal son el oso pardo, lobo, zorro, comadreja, reno, ciervo, alce, búhos, halcones, castores, ardillas, puerco espin arborícola. Entre las aves que comen coníferas se destacan el piquituerto lorito, piquituerto común, piquituerto franjeado. Los insectos que comen coníferas: Oruga, mesopolobus spermotrophus, gorgojo (hylobius habitéis), coleóptero del genero (dendroctonus). En el renglón de chupadores de Savia: Alces, marmotas, liebres. De los insectívoros: Pájaro carpintero, picafollas de Kirtland, carbonero sibilino, pinzon real, murciélagos, musaraña. Entre los carnivoros: Oso pardo, lince, comadreja, visón, marta, glotón y entre las aves de presa: Mochuelo, lechuza, águila pescadora, halcón peregrino y azor.

.
Adaptaciones de la fauna: Entre las adaptaciones de los vertebrados endotérmicos ("de sangre caliente") para conservar el calor en las temperaturas bajas se encuentran gran tamaño, relación baja superficie a volumen, y apéndices cortos (orejas, hocicos, patas, cola) en comparación con especies similares de latitudes inferiores. Las aves y los mamíferos tienen un aislamiento bien desarrollado con plumas o piel, que con frecuencia es más espesa en el invierno que en verano.


Hay una gran variedad de estrategias diferentes para evitar la estación invernal, incluyendo migración (en aves) e hibernación (en algunos mamíferos). Algunos mamíferos terrestres que son activos durante el invierno cambian el color a blanco en esa estación. Está bien desarrollado el almacenamiento de alimentos, especialmente de semillas de coníferas, que son producidas abundantemente y son accesibles para los especialistas con pico apropiado o adaptaciones de los dientes (por ejemplo, los pico cruzados o piquituertos entre las aves, ardillas rojas entre los mamíferos). Las poblaciones de algunas especies características son típicamente cíclicas en su crecimiento y disminución, siguiendo los depredadores los ciclos de las presas.

Un libro para sentirnos orgullosos: Bosques Boreales. La corona verde del Planeta Tierra: sus pobladores, clima, fauna y flora



Este libro pretende estimular al lector hispano a conocer el maravilloso mundo boreal, tanto de sus bosques, clima como la de su fauna y pobladores. Por supuesto el tema de las auroras boreales no podía faltar. 

Poco sabemos sobre este importante tema, porque seguramente los bosques tropicales por años han eclipsado la atención mundial, sin embargo, estamos hablando  que el 30% de los bosques del mundo se encuentran en la zona boreal. 

Los bosques boreales son los  más septentrionales del planeta (la mayor parte se extiende entre los 50º y 60º de latitud norte). Este bioma aparece solamente en el Hemisferio Norte, pues en el Hemisferio Sur en estas latitudes no existen masas continentales. Son el último pulmón verde del planeta y se extiende a lo largo del norte de Canadá, Alaska, Rusia y Escandinavia, están cerca de convertirse en el próximo Amazonas. Ya que se encuentra bajo una amenaza creciente, producto del cambio climático y la presencia humana depredadora. 

En el presente, científicos y ambientalistas exigen medidas urgentes para preservar los bosques boreales y asegurar su biodiversidad, además de prevenir la pérdida de uno de los mayores sumideros de CO2 del planeta. Ellos comprenden un tercio del área boscosa mundial y un tercio del carbono almacenado. 

Estos bosques no escapan al complejo problema del cambio climático  y cuanto más indagan los científicos más variables encuentran que se deben estudiar. El clima del planeta es un sistema global, que está totalmente interconectado, así que una disfunción local puede afectar a la totalidad. Prueba de ellos, es que en los últimos años se ha comprobado que el aumento de la temperatura está matando a las coníferas al norte del Canadá. Representando una nueva variable, hasta ahora no estudiada a profundidad, en la lucha contra el calentamiento global. 

El título de este libro es Bosques Boreales la corona verde del Planeta Tierra y está dividido en tres partes: Los Bosques Boreales, Los Pueblos Boreales y La Aurora Boreal. 

La primera parte plantea y analiza los siguientes 11 tópicos: 1.- Los bosques boreales o Taiga; 2.- Clima de los bosques boreales; 3.- Flora y fauna del bosque boreal; 4.- Tundra y bosques boreales, la última frontera; 5.- CO2 bosques boreales; 6.- Alces, Renos y Ciervos, los grandes herbívoros mamíferos de los bosques boreales del Canadá; 7.- Deforestación en los bosques boreales; 8.- Efectos de la minería sobre los bosques boreales canadienses; 9.- El calentamiento global y la degradación del bosque boreal canadiense; 10.- Bosques boreales avanzan hacia el norte para protegerse del cambio climático; y, 11.- El futuro de los bosques boreales

La Segunda parte propone un acercamiento aproximativo sobre el hábitat, la cultura y costumbre de los pueblos aborígenes del extremo norte. Negados a extinguirse y con la mayor tenacidad por la supervivencia, habitan en las regiones boreales o taiga y de la tundra, uno de los poblamientos más antiguos de la humanidad. El amplio abanico de pueblos nativos que residen en esos gélidos territorios del planeta, nos confirman su gran capacidad de adaptación a estos biomas. Encontramos así: 1.- Los pueblos aborígenes del extremo norte; 2.- Los Aleutianos; 3.- Los Inuit o Esquimales; 4.- Los Dolganos; 5.- Los Nenets; 6.- Los Nganasans; 7.- Los Koryaks; y, 8.- Los Chukchis. 

Por último, la tercera parte propone reflexionar sobre ese fenómeno natural maravilloso que son Las Auroras boreales o luces del norte. Aurora Boreal es un término compuesto que tiene su origen, en primer lugar, en la diosa romana del amanecer, Aurora (Eos para los griegos); y, seguidamente, del término de origen griego, Bóreas, dios del helado viento nórdico. 

Galileo Galilei acuñó el término aurora en un ensayo que publicó junto a un alumno suyo, Guiducci, en 1616. En él, tras describir la asombrosa iluminación del cielo septentrional, concluye: "formándose así para nosotros esta aurora boreal". Tres años más tarde ofreció una explicación, equivocada, sobre su naturaleza. Para Galileo las brillantes luces eran resultado del calentamiento del aire que rodeaba la Tierra y del reflejo de la luz solar sobre la atmósfera. 

Los artículos de este libro fueron publicados a lo largo de estos últimos 5 años y han sido consultados por más de 2 millones de cibernautas, según Google. 

Con mucho orgullo publicamos digitalmente, seguro estamos que seremos parte de los libros del futuro, no más árboles sacrificados para hacer la pulpa para el papel, no más derivados contaminantes para hacer las tintas con que se escriben los libros.

Lenin Cardozo, ambientalista venezolano | ANCA24 – Hugo E. Méndez U., periodista ambientalista venezolano | ANCA24 Italia

Ver otros artículos relacionados


Clima de los bosques boreales o taiga

http://lenincardozo.blogspot.com/2010/12/clima-de-los-bosques-boreales-o-taiga.html

Los bosques boreales o Taiga

http://lenincardozo.blogspot.com/2010/10/los-bosques-boreales-o-taiga.html

Tundra y bosques boreales, la última frontera

http://lenincardozo.blogspot.com/2010/10/tundra-y-bosques-boreales-la-ultima.html


2 comentarios: