lunes, 10 de enero de 2011

Pueblos del norte: Los Sami

.
Los Sami o Saami, son los pueblos indígenas del Ártico. Viven en la región de Laponia, que hoy abarca partes del extremo norte de Suecia, Noruega, Finlandia y la península de Kola, en Rusia, además de la zona fronteriza entre el sur y centro de Suecia y Noruega . Los Sami son la comunidad más septentrional de Europa y de los países nórdicos. Se les define como personas oficialmente indígenas. Sus tierras ancestrales abarcan una superficie aproximada de 388.350 km2 (150.000 millas cuadradas), que son comparativamente un poco menos que el territorio de Suecia. Sus lenguas tradicionales son las lenguas Sami, que en el presente están en peligro de extinción y las mismas se clasifican dentro de la familia de las lenguas urálicas.
.
Tradicionalmente, los Sami han ejercido una gran variedad de medios de vida, incluida la pesca costera, captura de animales de pieles, y el pastoreo de ovejas. Pero su mejor medio de subsistencia es el pastoreo semi-nómadas de los renos. Que involucran a por lo menos a el 10% de los sami, es decir unos 2.800 pastores con participación activa y a tiempo completo. Por razones tradicionales, ambientales, culturales y políticas, la cría de renos está legalmente reservada sólo para los Sami en determinadas regiones de los países nórdicos.
.
Los pueblos Sami, han habitado la región ártica del norte y las regiones sub-árticas de Escandinavia y Rusia por lo menos durante 5000 años. En la actualidad los Sami son identificados como los pueblos del Árticos y son miembros de los grupos circumpolares, como la Secretaría del Consejo Ártico de los Pueblos Indígenas.
.
Como medio de vida, ancestralmente la pesca ha sido siempre el principal actividad de muchos Samis que viven permanentemente en las zonas costeras. Sin embargo, el pastoreo de los renos se ha convertido en el presente, en otro importante medio de vida.
.
La población indígena Sami es en su mayoría, demográficamente urbana, pero un número importante viven en pueblos en el alto ártico. También los Sami, son objeto de amenazas culturales y ambientales, incluida la exploración de petróleo, la minería, la construcción de represas, la explotación forestal, el cambio climático, pruebas militares de bombardeo, turismo y desarrollo comercial. Asi, como el impacto que ha traído, la construcción de un gasoducto en la península de Kola. Derrames de petróleo, que afectan a la pesca, la construcción de carreteras y líneas de alta tensión, descontrolado el libre transitar de los renos y profanado sus lugares sagrados. Al igual, que se mantienen latentes amenazas tales como los planes de expansión de la minería y la construcción de centros turísticos en las costas protegidas del lago Inari. De la misma manera, el Cambio Climático, ha hecho lo suyo, impactando el pastoreo de renos, siendo dicha actividad muy sensible a estas perturbaciones climáticas que ocurren en el Ártico.
Otro ejemplo, duro de contar y difícil de entender, fue que con el desastre de Chernobyl en 1986 nucleares, este provocó una lluvia nuclear en los sensibles ecosistemas del árticos, envenenado peces, animales y frutas. 73.000 renos tuvieron que ser sacrificados como "no apto" para el consumo humano sólo en Suecia. El gobierno prometió una indemnización a los Sami que luego no cumplió.
.
Los desechos radiactivos y combustible nuclear gastado de Rusia, se han almacenado en las aguas de la península de Kola, incluidas las que estan a sólo "dos kilómetros" de los lugares donde viven los Sami. Hay un mínimo de cinco "basureros", donde el combustible nuclear gastado y otros residuos radiactivos se depositan en dicha península, a menudo con poca preocupación sobre la envolvente que impacta al medio ambiente o la población.
.
Otro de los territorios de los Sami, ha sido tambien traumatizado por la acción desarrollista del gobierno sueco, que ha permitido la construcción del mayor parque eólico en tierra construido en Piteå, en la región ártica, donde el pueblo oriental Kikkejaure tiene sus pastos de renos en invierno. El parque eólico estará formado por más de 1.000 turbinas de viento, un mil ochenta y una infraestructura de carreteras amplias, lo que significa que la posibilidad de utilizar el área para el pastoreo de invierno en la práctica seria imposible. Suecia ha recibido fuertes críticas internacionales, incluso por el Comité de Discriminación Racial y el Comité de Derechos Humanos por no regular las actividades industriales en las tierras tradicionales de los Sami, y no dejarlos participar en las decisiones que les afectan.
Ejemplos sobran: En la década de 1990 el gobierno sueco revocó el derecho exclusivo de los sami para la caza dentro de sus comunidades y ha creado una nueva ley que permite a los no Sami pescar en los lagos que anteriormente estaban reservados para ellos. En 2002, las comunidades Sami en Härjedalen perdió el juicio por los derechos sobre la tierra y por lo tanto ya no tienen pastos de invierno para sus renos.
Otro ejemplo dramatico fue el desalojo sufrido por los Sami, por parte del gobierno, de una de sus fuentes principales de agua dulce y lugar sagrado, llamado Suttesaja, para que el sector privado, lo convirtiese en una planta embotelladora de agua a gran escala para el mercado mundial, sin notificación ni consulta con el pueblo local de los Sami, que representan el 70 por ciento de la población.
.
En general, los Sami, no son queridos, por los países que comparte su territorio, pero ante la falta de creatividad y originalidad de quienes habitan esas naciones, los gobiernos promocionan un turismo asociado a la cultura Sami. Ofrecen, lugares turísticos, no Sami, donde se visten con réplicas inexacta de su ropa tradicional, se estimula un turismo a partir de tiendas de regalos que venden reproducciones secundarios de la artesanía Sami.
.
A lo largo de su historia, los pueblos indígenas como los Sami, se ha visto vulnerados en sus derechos civiles y políticos. El racismo, eucentrista y causacasico, ha sido el predominante. Conocer a este importante pueblo del norte, y defenderlo, asi sea, desde trincheras emocionales, donde podamos divulgar su realidad, su cultura y sus desafíos, será una forma de mostrar a el mundo, la solidaridad internacional que ellos poseen. El pueblo Sami es un ejemplo de la tenacidad, de la resistencia pacifica pero firme, de las naciones indígenas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario