domingo, 2 de agosto de 2015

El bosque domesticado: las matas dentro de la casa

En todas las casas, apartamentos, oficinas o espacios similares del mundo hay matas.  Valga decir una pequeña o mediana planta sembrada en un tiesto: este es una vasija de barro cocido con agujeros en la inferior (también puede ser de cerámica, cemento, plástico) lleno de tierra donde se asienta una hierba florida, un arbusto,  un helecho de llamativo verdor o cualquier otros simpáticos representantes del reino botánico.  Posee varios nombres el recipiente, los mas comunes: tiesto, vasija, matero, maceta, con menos frecuencia pote, porrón.  Sus dueñas / dueños los colocan en lugares por lo general discretos: un rincón, el descanso de una ventana, en el ángulo de una escalera, sobre la tapa de la poceta (W.C) del baño, a orillas de las paredes del patio, en mesitas apropiadas, e inclusive en el dormitorio.  Testimonios fehacientes de su popularidad, prolija diseminación de estos pequeños vegetales se hayan en el cine, basta fijarse con detalle en cualquiera película en el Hemisferio Occidental para toparlo en los ya mencionados espacios, igual en las revistas impresas de entretenimiento de variedades, además de las especializadas en la jardinería del hogar.

¿Pero que significa la continúa presencia dentro de la casa de estas matas cuidadosamente asentadas en los tiestos? En la memoria genética del humano las florestas, las sabanas, de donde salio hace mas de 20 mil años ellas permanecen, laten junto al corazón; esa recóndita nostalgia negada por la imposibilidad de abandonar las comodidades de la civilización para retornar al bosque, el humano las compensas con sus juguetes ecológicos, las mascotas, las plantas en sus materos dentro de la casa.

Muchas amas de casas, muchos aficionados a las plantas de interior afirman de éstas un atributo primario fundamental: Otorgan paz, tranquilidad al ánimo de las personas responsables de ellas, junto a la hermosura de sus formas, de sus gratos colores sencillos, naturales. Esto es innegable pero hay otra verdad mas profunda en el sentido existencial: ellas sosiegan, calman la misteriosa inquietud (la diluida secreta culpa) por el abandono de la “vieja casa”,  metáfora de aquellas selvas, de aquellas llanuras de donde salimos en busca de una vida mas cómoda o sencillamente por una inherencia del humano, la aventura.

Image result for porrone de matas¿Por que rotulamos EL BOSQUE DOMESTICADO a este escrito? Si nos imaginamos, mediante un juego de la fantasía reunidos uno al lado del otro en una superficie plana a todos los materos de las ciudades y pueblos de la Tierra - recipientes, envases, macetas, tiestos, porrones, vasijas, potes - con sus respectivas plantas, hierbas floridas, helechos, arbustos debidamente sembrados, juntos constituirían un inmenso bosque de mediana altura pero de muchos kilómetros cuadrados de superficies.  ¿Cuantos kilómetros le calcularía usted? Y si sobre esas florestas nacidas del amor de los ciudadanos por los vegetales les liberamos a las mascotas, no solo a los clásicos perros y gatos sino a también a las tortugas, los pájaros, los loros, los lagartos, los roedores, las iguanas, monos, para decir sólo las mascotas confesables.   Es, en definitiva sin lugar a dudas, el otro bosque, el secreto, imperceptible por su discreta distribución, el cultivado por las solicitas manos de quienes habitan en las grandes urbes o en las pequeñas aldeas.

DOMESTICO VERDOR

De la selvacasa vestigial sentimiento
el tiesto cual nicho de verdura
en cualquiera guarida del humano se halla
el domestico follaje.

Orna el espacio donde se habita
aunque nunca elucidara el mandato.

Tal quien recoge una brasa para salvar
la eternidad del fuego.

Críptico amor ese del humano
alumbrar con la vida lo inerte.

Quien sabe si del domesticado verdegal saldrá,
de los silenciosos tiestos,
el jubilo de la futura floresta.

Lubio Cardozo, poeta ambientalista venezolano

2 comentarios:

  1. Matas dentro de la casa: El bosque domesticado, excelente definición y la poesia, exquisita como todo lo que sale de la excelsa pluma del maravilloso poeta Lubio Cardozo!

    ResponderEliminar
  2. No hay muchos poetas que exalten la belleza y maravillas de la naturaleza como Lubio Cardozo. Realmente un grande.

    ResponderEliminar