jueves, 31 de julio de 2014

Marcha de los ambientalistas en Machiques. La avaricia de unos pocos está afectando a millones de zulianos que padecen la sequía.

Marchando en la ciudad de Machiques

Durante décadas los bosques del Zulia han sido vulnerados para favorecer intereses distintos a los de la mayoría de los ciudadanos de este estado. La ganadería, la extracción ilegal de la madera, el cultivo extensivo del plátano, la palma africana y, más recientemente, de la Malanga, han sido aceleradores de la destrucción de la masa forestal de la entidad,  de la cual apenas sobrevive un  6%, conformado por la Sierra de Perijá. 


Intereses económicos de alto calibre e impunidad ambiental han sido los ingredientes de este ecocidio sistemático.  Las consecuencias de tales desatinos en contra de la naturaleza las estamos padeciendo todos los zulianos, quienes enfrentamos la sequía de mayor intensidad de los últimos 60 años. 


Los ríos y manantiales que en otros tiempos fueron caudalosos, hoy semejan trillas por la falta de lluvias; en consecuencia el volumen de los embalses que se surten de ellos ha descendido a niveles alarmantes y nuestras ciudades y poblados no cuentan con el suministro regular de agua potable. La situación tiende a agravarse. En el municipio Santa Rita el sistema de distribución de agua potable es de 1 día con agua por 20 sin agua;  en Maracaibo nos aproximamos al esquema 1 x 10.


Bajo estas reflexiones y abogando por un Zulia Verde donde prevalezca la conciencia ambiental,  la comunidad perijanera decidió salir a las calles de Machiques en defensa de la Sierra de Perijá y sus cuencas hidrográficas,  haciendo saber su rechazo a la deforestación y al cultivo de la malanga, el cual en la zona del embalse Tres Ríos, en el municipio Jesús Enrique Lossada, ha provocado la destrucción de al menos 2.000 hectáreas de bosque. Los ambientalistas del Zulia están alzando su voz para que todos entiendan que la preservación del ambiente nos involucra a todos y se unan en defensa de la vida.

La avaricia de unos pocos ha puesto de rodillas a este estado y frente a ello debemos responder de manera contundente.  Desde las instancias del Gobierno Nacional y Regional se están tomando acciones, contando con el acompañamiento de los estamentos militares patriotas, la Guardería Ambiental, los cuerpos policiales, para enfrentar a los depredadores de la Sierra de Perijá y de todas las reservas naturales de la entidad, quienes han asumido nuestros bosques como mercancía, provocando consecuencias que se pierden de vista. La  aplicación rigurosa de la ley no se hará esperar.


El viernes 8 de agosto las autoridades ambientales del estado están convocando un encuentro con los cultivadores de Malanga de la Sierra de Perijá, teniendo por delante  la resolución del Ministerio del Poder Popular para el Ambiente que prohíbe el cultivo de este tubérculo en la serranía y en las cuencas medias de la región .


 Quien no acate estos llamados de atención y pretenda burlar la ley se encontrará con el poder de las organizaciones ambientales, de la comunidad organizada y de un gobierno defensor del ambiente, que es decir defensor de la vida.
Fanny Reyes / Lenin Cardozo









































No hay comentarios.:

Publicar un comentario