martes, 31 de marzo de 2015

Los caballos traídos del Hipodromo de Santa Rita al Zoológico Mertropolitano están en resguardo y atendidos.


Con algún innoble propósito se ha enviado a las redes sociales esta fotografía para "evidenciar" el supuesto estado de abandono que tiene un grupo de caballos "moribundos y desnutridos" que están en el  Zoológico Metropolitano.  Una verdad "a medias", porque lo que no se dice es que esos caballos llegaron al área de observación en esas condiciones físicas.  Ellos  traen una enfermedad terminal llamada Anemia infecciosa Equina, que es altamente  contagiosa, no solamente para los caballos del Hipódromo de Santa Rita, sino para la propia familia de los equinos del Zoológico (Rinocerontes o Dantas)  y para los humanos también. Es capaz de contagiar a los humanos y producir hasta una pandemia y se estima que puede durar esa enfermedad en las personas hasta 9 años, con diarreas  interdiarias, según los expresan los veterinarios de la Institución. 

La enfermedad les hace perder el apetito y poco a poco van quedando sin  facultades hasta que colapsan.  Para esta enfermedad no hay vacunas, y se desconoce algún tratamiento, para auxiliarlos una vez que se produce el contagio.  

Es un infundio entonces, insinuar que  los profesionales de la veterinaria que trabajan incansablemente por la preservación de la vida de cada una de esas especies, se les señale de falta de atención o negligencia. Así como aparecen en la fotografía llegaron al Zoológico, ellos tienen dentro de las posibilidades auxilio medico y se les da comida. Mejor calidad de vida de la que tenían antes de ser trasladados.

La propuesta de que se les deje libremente sabanear por el Zoológico   hasta que les llegue su final, es una evidencia del desconocimiento del alcance de este mortal virus y una irresponsabilidad pretender hacer creer por las redes que esa seria la acción mas "humanitaria". 















1 comentario:

  1. Cuando los propositos no son sanos y son mentiras infundadas, solo hay que volar mas alto y seguir trabajando.La verdad siempre resplandece como el Sol!.

    ResponderEliminar